Cómo funciona un contrato de alquiler con derecho a compra

Acá te damos algunas luces sobre todo lo que tienes que saber sobre el contrato de alquiler con derecho a compra.
 
 

Cómo funciona un contrato de alquiler con derecho a compra
¿Qué es? ¿Cuáles son las condiciones y ventajas?

Un contrato de alquiler con derecho a compra es un documento en el cual la persona que alquila el inmueble tiene el derecho de comprar el mismo después de cierto tiempo y por una cantidad determinada. Del mismo pueden llegar a descontarse un porcentaje de las rentas pagadas hasta el momento de la compra.

Consiste básicamente en un documento que incluye dos subcontratos y funciona de manera muy similar al tradicional contrato de alquiler, lo único que cambia respecto a este es que se incluye la condición de la opción a compra y en el caso de que la misma llegue a hacerse efectiva algunas condiciones como la que se refiere al porcentaje de las rentas que se descontará del precio final.

En el contrato de alquiler con derecho a compra el inquilino no necesariamente se vea obligado a pagar una renta mayor a la que tendría con un contrato único de alquiler pero si tendrá que “comprar” esa opción o derecho a compra con el desembolso de una cantidad mayor inicial que no se devuelve en caso de que la opción no se termine ejecutando.


¿QUÉ ES UN CONTRATO DE ALQUILER CON DERECHO A COMPRA?



¿CUÁLES SON LOS REQUISITOS?

Por lo general las cláusulas o requisitos que se encuentran en un contrato de alquiler con derecho a compra son iguales para todos los casos:

  • El convenio entre los involucrados en el que se específica que el arrendatario está obligado a vender al inquilino si este decide comprar.
  • Los precios tanto de la prima como del inmueble, además del porcentaje de cada renta pagada que se descontará del valor final a pagar por quien opta al mismo.
  • El tiempo máximo (5 años) que el individuo puede estar arrendado.
  • El plazo en que el inquilino puede ejercer el derecho a compra.
 

VENTAJAS Y DESVENTAJAS

En muchos casos un contrato de alquiler con derecho a compra suele resultar beneficioso para ambas partes. Al propietario actual le permite un ingreso fijo en concepto de las rentas que percibe a la vez que asegura una venta futura (con la prima pagada inicialmente como seguro). Mientras que para el inquilino y futuro propietario le permite vivir en el inmueble mientras invierte con tiempo suficiente en una compra a futuro.

Sin embargo como todo también puede llegar a tener algunas desventajas. En este caso, el arrendatario debe estar consciente de que mientras la opción esté vigente no importará si recibe mejores ofertas; mientras que el inquilino debe estar totalmente seguro de que podrá ejercer el derecho a compra para así no perder definitivamente la prima inicial pagada.


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados