Contabilidad de las PYMES: buenas prácticas y los errores más frecuentes

Llevar bien la contabilidad es fundamental para la buena marcha de las pymes, y eso implica establecer un código interno de buenas prácticas.

Contabilidad de las PYMES: buenas prácticas y los errores más frecuentes
Hay que contratar expertos que controlen los números y las obligaciones fiscales

Uno de los mayores quebraderos de cabeza para las pymes es mantener a raya la contabilidad. Por eso es importante contar con un buen asesor que les ayude a tener un control sobre los gastos, los ingresos o las obligaciones fiscales.

 

Buenas prácticas de las pymes

Llevar bien la contabilidad es fundamental para la buena marcha de las pymes, y eso implica establecer un código interno de buenas prácticas que incluya las siguientes acciones:

  • Separar las finanzas personales y las empresariales. Por eso es importante abrir una cuenta de empresa en el banco que utilices solo para tu negocio.

 

  • Llevar una rutina para anotar los gastos e ingresos de forma detallada. De esta forma los libros contables estarán actualizados.

 

  • A la hora de tomar decisiones sobre los gastos o inversiones, hay que priorizar los que sean más importantes. Del mismo modo, hay que poner a cada empleado en la posición donde sea más eficiente.

 

  • Legalizar el Libro de Inventarios, Cuentas Anuales y Diario (se recogen todas las operaciones en orden cronológico) en el Registro Mercantil. Esto debe hacerse cuatro meses después de que se cierre el ejercicio fiscal de la empresa. Por su parte, las cuentas anuales deben presentarse antes de que pase un mes desde que se celebra la junta de accionistas. Una buena forma de hacer el proceso más rápido es presentar la documentación por vía telemática.

 

  • Buscar el asesoramiento necesario para ayudar a llevar la contabilidad. A las empresas más pequeñas les basta con un asesor que lleve las facturas y todo el papeleo mensual. Las compañías más grandes deberían hacer que un experto acuda una vez a la semana a las oficinas para poner en orden todo el papeleo. Cuando los beneficios lo permitan, lo ideal es contratar a alguien para que se encargue de la contabilidad.

 

  • También puede ser útil invertir algo de dinero en un software de contabilidad.

 

 

Los errores más frecuentes de las pymes

Aún así, es frecuente que las pymes comentan algunos fallos de contabilidad. A continuación listaremos algunos de los más frecuentes:

  • No hacer una valoración exacta del inventario.

 

  • No incluir, en las cuentas del cierre de cada ejercicio, los productos que se están fabricando o que ya están terminados.

 

  • Reflejar en el haber las deudas de los clientes que no se van a cobrar. Estas hay que eliminarlas.

 

  • No adaptar el precio de los inmuebles adquiridos al mercado actual.

 

  • No reconocer las deudas pendientes de un proceso judicial en las que probablemente haya que abonar un dinero.

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados