Conservantes naturales, ¿cuáles son los más efectivos?

La sal es uno de los conservantes naturales más conocidos, pero hay alguno más tal y como veremos a los largo de este artículo.

Conservantes naturales, ¿cuáles son los más efectivos?
Se utilizan desde hace siglos para evitar la putrefacción de los alimentos

“Sin conservantes ni colorantes”. Cuando una alimento quiere venderse como sano, siempre leemos esta frase en la etiqueta. Pero no todos los conservantes tienen por qué ser malos. Algunos conservantes naturales se han utilizado desde siempre con la misma finalidad que los sintéticos: extender la vida útil de los productos.

La sal es uno de los conservantes naturales más conocidos, ya que lleva siglos utilizándose. Pero hay alguno más. De los más efectivos y de sus correspondientes usos hablaremos a los largo de este artículo.

Conservantes naturales: la sal

sal

Ya en la antigüedad se utilizaba como conservante. Antes de que existiera la nevera, la carne y el pescado se metían en salazón para evitar su putrefacción. La sal actúa por ósmosis, lo que quiere decir que absorbe la humedad de los alimentos. De esta forma detiene el desarrollo de bacterias y previene la aparición de moho y hongos. Pero para que la conservación surta efecto es necesario cubrir los alimentos por completo.

Hubo un tiempo en que la sal era tan valiosa como el oro. Si alguna vez te has preguntado de donde viene la palabra “salario” aquí tienes la respuesta: de la remuneración que se les daba a los soldados romanos para comprar sal, el solarium.

Conservantes naturales: el azúcar

azucar

Al igual que la sal, actúa por ósmosis. El azúcar seca el agua de los alimentos y mata las bacterias. Se utiliza sobre todo para conservar frutas, ya que deja un sabor dulce. También se puede añadir al agua de los floreros para que nuestras flores duren más tiempo.
 

Conservantes naturales: los limones

limones

Su condición como conservante natural la encontramos en la gran cantidad de vitamina C que contiene. El ácido ascórbico es un poderoso antioxidante, lo que evita la putrefacción de los alimentos. El limón también seca el agua, como los dos productos anteriores. El ácido cítrico lo encontramos en productos cosméticos, farmacéuticos y bebidas.
 

Conservantes naturales: el vinagre

vinagre

Se usa frecuentemente en la industria alimentaria como conservante, puesto que contiene ácido acético y este mata los microbios, con lo que evita que los alimentos se pudran. Las tradicionales salmueras con las que se conservan frutas y vegetales se hacen con vinagre. Sus propiedades antibacterianas también lo convierten en un efectivo artículo de limpieza.

Por ejemplo, si se rocía en los cristales evitará la aparición de escarcha. También desinfecta, quita el óxido, elimina las manchas de transpiración, limpia las manchas de cal y repele a los insectos.
 

Conservantes naturales: el romero

romero

El extracto de romero contiene ácido rosmarínico y carnósico. Ambos son antioxidantes, por lo que frenan la descomposición de los alimentos.
 

Conservantes naturales: la cebolla

cebolla

Es otro conservante natural por su poder antioxidante y antimicrobiano, pero su efecto solo dura unos pocos días.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados