5 consejos para negociar el salario

Negociar el salario es cuestión de paciencia. Nunca debemos hablar de dinero en la primera entrevista. Es más, es mejor esperar hasta que sepamos que somos el candidato elegido.

5 consejos para negociar el salario
La primera oferta suele ser negociable

Uno de los tragos más difíciles por los que tenemos que pasar durante un proceso de selección es el de negociar el salario. ¿Cuándo debemos sacar el tema?, ¿cómo tenemos que hacerlo para que no parezca que es lo único que nos importa?, ¿qué cifras debemos manejar? 

Las empresas, con frecuencia, en su primera carta de oferta solo hablan de salario bruto. Es responsabilidad tuya echar cuentas y observar, después de las deducciones de Hacienda en IRPF y de las cotizaciones a la Seguridad Social, en cuánto se quedará tu salario neto. Ten en cuenta que éste último es lo que finalmente percibirás en nómina. 

No te pedimos que arañes hasta el último céntimo, pero sí que eches tus cuentas y que pierdas el miedo a pedir un salario que se adecúe a las expectativas de mercado. Piensa siempre que el sueldo es tu medio de vida. En buena medida, tu calidad de vida y felicidad dependerá de cuán alto sea éste.
 

Negociar el salario es cuestión de paciencia
 



Cada ficha debe ser movida a su debido tiempo. Sólo así conseguiremos nuestro objetivo. Si te preocupa no saber cómo hacerlo, puedes seguir estos 5 consejos.

 

01. Negociar el salario al final del proceso

 
Durante las entrevistas de trabajo nunca debemos sacar el tema del dinero. Si nuestro entrevistador no lo hace, nosotros tampoco. Además, tendremos más capacidad de negociación una vez que sepamos que hemos sido elegidos para el puesto. 
 

02. Negociar el salario conforme a mercado

 
Cuando llegue la hora de hablar de dinero tendremos que estar preparados. Si no tenemos muy claras nuestras aspiraciones salariales podemos buscar información de cómo está el mercado. 
 
  • En los portales de búsqueda de empleo seguro que encuentras alguna oferta similar a la que estás postulando en la que informan del salario.
 
  • También podemos usar los buscadores de tendencias salariales, como el que ofrece Infojobs. 
 

03. Eludir hablar de dinero 

 
Es posible que el entrevistador te pregunte cuánto quieres ganar. En ese caso, es mejor tratar de desviar el tema. Podemos utilizar varios argumentos para eludir la pregunta:
 
  • Necesito conocer mejor mis atribuciones.
 
  • De momento estoy más centrado en conocer el trabajo que en el dinero.
 
  • Estoy dispuesto a negociar.
 
  • Preguntar si hay bonificaciones o beneficios adicionales (un seguro médico, por ejemplo).
 

04. No dar cifras concretas

 
Si aún así el entrevistador insiste en que le demos una cifra, no daremos un número concreto. Es mejor hablar de una horquilla salarial. Incluso preguntar cuál es el presupuesto que tiene la empresa. Así tendremos margen de maniobra llegado el momento. Hasta que no estemos al final del proceso no sabremos si tendremos que viajar, hacer horas extra, tener personas a cargo... y todo eso conlleva un mayor salario. Tampoco conviene decir lo que cobramos en nuestro trabajo actual.
 

05. Rechazar la primera oferta

 
Antes de terminar debes tener claro que la cifra que te ofrezcan de mano siempre es negociable. Las empresas cuentan con un rango de salario y siempre empezarán ofreciendo la cifra más baja. En tu mano está aceptarla o negociar el salario al alza. 
 
Si aún así la empresa se cierra en banda, siempre podemos tratar de compensar ese salario bajo con acuerdos como el horario, los días de vacaciones, la posibilidad de trabajar unas horas al mes desde casa o un compromiso de revisión salarial a medio plazo.
 
 
También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados