Consejos para conservar las uñas tras una manicura

Seguir un ritual en el cuidado de tus uñas puede ayudarte a mantener tu manicura perfecta por más tiempo y ahorrarte pintarlas con más frecuencia de lo deseado.

Consejos para conservar las uñas tras una manicura
Aprende a mantener tu manicura perfecta por más tiempo

Tener unas uñas perfectas no es tarea fácil pero tampoco es imposible. Conseguir que la manicura dure más puede lograrse siguiendo una rutina compuesta por una serie de pasos que evitarán que tengamos que realizarnos la manicura con más frecuencia de la deseada. Seguir un ritual de este tipo puede ser tan útil como utilizar lacas de larga duración.

Como conocemos tu obsesión por mantener tu manicura perfecta durante más tiempo, a continuación detallamos unos consejos para conseguir que la laca de uñas permanezca intacta, sin perder intensidad y sin desconcharse, durante muchos más días.

¿Quieres conocer nuestros consejos? ¡Sigue leyendo!

Consejos para conservar la manicura perfecta por más tiempo


#01. Meter las uñas en remojo 

Tras remover el esmalte anterior con quitaesmaltes, eliminando toda suciedad, es muy bueno para la durabilidad del esmalte meter las uñas en remojo unos minutos, en agua templada para reblandecer las cutículas y facilitar la siguiente imprimación de esmalte.


#02. Limar la uña de la forma correcta 

Dependiendo del tipo de uña, le convendrá más una lima de mayor o menor gramaje, en cualquier caso, hay que limar en una única dirección, empezando por el borde libre y luego hacia los laterales, y de forma moderada, ya que limar en exceso termina por debilitar las uñas. La última tendencia en limas son las de cristal, atrás quedaron ya las de metal o de cartón. Las limas de cristal, al tener una superficie más suave maltrata menos la uña, además, son más higiénicas y duraderas.


#03. Hidratar uñas y cutículas 

Tras el limado de las uñas, para cerrar los poros, es conveniente aplicar durante unos minutos una crema hidratante específica para uñas y cutículas, o aceites como el de aguacate, por ejemplo, es fundamental para mantener unas cutículas sanas y fuertes que impulsen el crecimiento de las uñas. Para el tratamiento de las cutículas, puede optarse por un palito de plástico con punta de silicona, para empujarlas hacia atrás, pero en ningún caso hay que cortarlas.


#04. Prebase y color en dos fases

Si las uñas están blandas, y para conseguir que el color se fije mejor, se puede optar por aplicar un tratamiento específico, con algún endurecedor (para evitar que la uña se doble y salte el esmalte). A continuación, se aplicará el color, en dos fases y comenzando desde el centro de la uña hasta el extremo, y siguiendo por los laterales.

Se recomienda una primera capa fina y cuando esté seca, aplicar una segunda capa. A la hora de elegir entre laca de uña o esmalte, parece ser que los esmaltes saltan más. Las lacas de larga duración también están muy de moda. Vynilux, por ejemplo, ofrece una laca que dura hasta siete días, gracias a una tecnología que permite que la luz natural la endurezca y asegure una larga duración.
 

#05. El fijador o top coat 

El top coat, además de proporcionar un resultado más brillante, actúa de fijador del color, y protegerá tus uñas de rasguños, dejándolas perfectas por más tiempo. Aplicar finas capas en todos los pasos, además de gastar menos producto, consigue unos resultados más fuertes y duraderos.


También puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados