Consejos para negociar una hipoteca

Te traemos una serie de consejos para negociar una hipoteca que, si los cumples todos o la mayoría, conseguirás pagar menos dinero por tu futura casa.

Consejos para negociar una hipoteca
Conocer la naturaleza de este producto financiero es fundamental

Las condiciones que firmamos en un préstamo hipotecario dependen en gran medida del banco, pero nosotros como clientes también tenemos mucho que aportar. Las cláusulas del contrato no son una imposición cerrada, ya que existen ciertos trucos para pactar una mejora de las mismas. En tus manos está la capacidad para negociar una hipoteca.

¿Cómo es posible? En primer lugar conociendo la naturaleza de este producto financiero. Hay que entender que una hipoteca es un préstamo que la entidad bancaria concede a modo de inversión, por lo que siempre espera obtener beneficios. Y en este punto entra en juego un factor muy importante: el riesgo.

Un banco difícilmente va a correr el riesgo de dar un crédito a personas que no presenten las suficientes garantías para devolverlo. Por tanto, tu perfil económico será tu mayor baza para entrar en el proceso de negociación, aunque no es lo único que puedes hacer.

CONSEJOS PARA NEGOCIAR UNA HIPOTECA


1. OFRECER GARANTÍAS

Las entidades financieras requieren una serie de características mínimas para conceder un préstamo hipotecario, que pueden variar en función del banco, el perfil del solicitante o el volumen del préstamo. Normalmente, estos requisitos son:

  • Contrato de trabajo fijo
  • Ingresos mínimos
  • Ahorros: Una hipoteca no suele cubrir más del 80% del precio de tasación de la vivienda, por lo que se necesita una cierta cantidad de dinero para pagar el resto. A ello hay que sumarle el coste de los gastos derivados del proceso de compraventa.
  • No figurar en ningún listado de morosos.

Si los cumples todos y con creces, el precio definitivo que acabarás pagando por tu casa será mucho menor.

2. DISMINUIR EL RIESGO

Al hilo de lo anterior, si solicitas una hipoteca proponiendo al banco la inclusión de avalistas en el contrato, este mejorará sustancialmente en cuanto a sus condiciones. Los avalistas cubrirán con sus bienes la deuda derivada de un posible impago, lo que significa que asumen el riesgo que en otro caso asumirían los bancos.

Lo mismo ocurre si presentas otros bienes en propiedad como garantía de pago.

3. ESTAR MÁS VINCULADO AL BANCO

Aumentar la vinculación con tu entidad financiera genera un clima de confianza mutua que favorece el acuerdo. Al negociar el préstamo puedes mostrar tu interés por contratar otros productos relacionados como seguros, tarjetas de crédito, planes de pensiones…

Al suponer una fuente de ingresos extra para el banco, seguramente podrás conseguir ciertas mejoras económicas en el contrato hipotecario.

4. CONTRATAR UN BRÓKER DE HIPOTECAS

En principio, contratar a un profesional de la mediación es un desembolso que encarece el proceso, pero puede salir rentable. Un bróker hipotecario tiene, por su amplio conocimiento del medio, un poder de negociación mayor que el usuario común. Además, conviene saber que su tarifa máxima está fijada por ley: un 5% del valor de la hipoteca.

Estos son nuestros consejos para negociar una hipoteca. Por cierto, ¿has leído ya nuestras recomendaciones para elegir la hipoteca que más te convenga?

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados