Consejos de elaboración para preparar gambas rebozadas

Aprende los mejores consejos sobre cómo hacer gambas rebozadas. Esta receta casera no tiene nada que envidiar a la que hacen en los restaurantes. 
 

Consejos de elaboración para preparar gambas rebozadas
Gambas con gabardina, una receta muy fácil y rica.



Las gambas rebozadas son uno de los aperitivos más típicos de toda España, pero no hace falta ir a un bar para poder disfrutar de esta receta.

Siguiendo los próximos consejos conseguirás unas gambas rebozadas o con gabardina igual, o incluso más buenas, que las del mítico bar El Brillante.
 


LAS MEJORES GAMBAS REBOZADAS EN 5 CONSEJOS



LAS GAMBAS

Para esta receta es mejor que uses gambas grandes o gambones. Puedes adquirir este producto fresco o congelado (con un precio poco más barato). Si recurres a las gambas congeladas, tendrás que dejar que las gambas se descongelen totalmente.
 
En cuanto a la cantidad, un solo comensal se podría comer entre 15 y 20 gambas rebozadas. Ajusta la cantidad según el número de comensales que tendrás.
 



LIMPIA LAS GAMBAS

Retira la cabeza de la gamba, así como sus patitas y la carcasa. Deja la parte de la cola, que será el sitio por que el comensal cogerá la gamba para comérsela.

Es importante que también retires los intestinos de las gambas, pues dan un sabor agrio a cualquier receta. Puedes seguir los pasos de este vídeo:

 


EL REBOZADO

Hay muchas variantes de cómo hacer un rebozado para esta receta. Incluso los supermercado venden ya una harina especial a la que solo hay que añadir un poco de agua para hacer el rebozado.
 
Si quieres darle un toque casero, puedes mezclar los siguientes productos en un bol hondo:
 
  • Un vaso de harina de trigo.
  • Medio vaso de leche, medio vaso de agua o de cerveza.
  • 2 cucharadas de kétchup.  
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de levadura.
  • 0,5 cucharadita de sal.
 
Mezcla todo estos productos hasta que no haya grumos en la masa. La consistencia tiene que ser espesa, pero no demasiado. Coge de las colas las gambas previamente limpiadas y pasa por la mezcla.
 


FRIENDO

El secreto de unas buenas gambas rebozadas es la temperatura a la que se tienen que freír. Puedes usar una sartén profunda o directamente una freidora a máxima potencia.
 
Solo cuando el aceite en abundancia esté muy caliente puedes poner las gambas rebozadas a freír. Deja que las gambas se doren un par de minutos por cada lado y retira del aceite. Es importante que no pongas a freír muchas gambas al mismo tiempo, podrían pegarse.
 


RETIRA EL EXCESO DE ACEITE

Como las gambas rebozadas se han freído en abundante aceite es importante que retires el exceso de grasa. Pon papel de cocina en el plato donde estás poniendo las gambas fritas y deja que éste absorba bien el aceite sobrante. 

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados