Conseguir un ascenso, 3 cosas que deberías trabajar

Si pretendes conseguir un ascenso en tu empresa, deberás ser una persona preparada, que sepa adaptarse a los cambios y con buenas referencias.

Conseguir un ascenso, 3 cosas que deberías trabajar
Es importante la movilidad ascendente y horizontal

Lo normal es que tras unos años en una empresa, el trabajador con ciertas aspiraciones intente conseguir un ascenso en su empresa. No obstante, para poder optar a ello debe demostrar antes sus capacidades en el desarrollo de su trabajo diario.

Hay quien opta por hacer la pelota a su jefe directo, regalándole incluso el viejo jamón, que siempre está ahí. Hombre, bienvenido siempre será, pero hace falta algo más que eso para que un jefe que se precie pueda tenernos en cuenta.

Existen técnicas para desarrollar una buena carrera dentro de la empresa y poder así estar en el punto de mira de los superiores a la hora de optar por un ascenso. Hay que tener en cuenta que lo que más se valora hoy en día son los empleados polivalentes, aquellos que pueden ocupar diferentes puestos, tanto en el mismo nivel, como uno superior, así como saber dirigir personas.

La movilidad en la empresa puede ser ascendente u horizontal. La ascendente sería el clásico ascenso, valga la redundancia, y constituye la aspiración clásica de todo empleado. Significa desarrollo profesional, más dinero, aunque también más responsabilidad.

En cuanto a la movilidad horizontal lo que fortalece es el compromiso del empleado con la empresa, así como su grado de satisfacción con ella. Es una manera de sanearse y asumir nuevas responsabilidades, aunque permanezca en el mismo nivel profesional que estaba. Sin embargo sus superiores valorarán su adaptación al nuevo puesto y lo tendrán en cuenta para posible ascenso futuro.
 

3 puntos fundamentales para conseguir un ascenso

 

Preparación

En el desarrollo diario de nuestro trabajo debemos dar nuestro mayor rendimiento posible. Y además de hacerlo bien, prepararnos día a día para saber más y hacer mejor nuestras funciones. Esto se consigue actualizando nuestros conocimientos con las novedades en el ramo profesional en el que trabajamos, aplicaciones informáticas así como realizando cursos de especialización.

Es una forma de identificarnos ante nuestros superiores como un posible aspirante a un ascenso. El cumplir objetivos siempre es una magnífica referencia, al igual que saber trabajar bajo presión o adaptarnos a los nuevos compañeros y ritmos de trabajo.
 

Referencias

Algo lógico en un entorno en el que continuamente somos evaluados. Antiguamente la valoración más importante era la realizada por el superior directo. Sin embargo, en la actualidad, la referencias son más amplias, lo que se viene a denominar 360º, pues abarcan opiniones no solo de jefes, sino de compañeros, clientes, colaboradores o proveedores.

A la hora de estudiar un posible ascenso, a todos ellos se les puede consultar tanto sobre nuestro trabajo actual como por proyectos anteriores, para tener así una idea global de nuestra actividad profesional.
 

Adaptación al cambio

Algo fundamental hoy en día si aspiramos a un ascenso. Es la mejor manera de potenciar nuestro desarrollo profesional. Saber adaptarte a diferentes puestos dentro de la compañía es una magnífica manera de conocerla mejor. Esta movilidad dentro de la empresa, incluso realizando traslados de ciudad, significa que estamos implicados en la empresa y eso será muy valorado por nuestros superiores para considerarnos candidatos a un ascenso.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados