10 alternativas para conseguir dinero rápido y urgente

Si necesitamos dinero rápido y urgente podemos vender nuestras pertenencias, alquilarlas, o solicitar préstamos online.

10 alternativas para conseguir dinero rápido y urgente
Opciones sin necesidad de acudir al banco

Cuando la necesidad aprieta, conseguir dinero rápido y urgente es un auténtico dolor de cabeza. ¿Y ahora qué hago? ¿Qué opciones tengo? ¿Con mi nómina me prestarán dinero? ¿Llegaré a tiempo para afrontar mis pagos? Bueno, el día D ha llegado, así que tenemos que respirar hondo y empezar a pensar qué podemos hacer para sacar dinero hasta de debajo de las piedras.


Si nunca has necesitado dinero rápido y urgente la situación te desbordará. Pero realmente hay varias alternativas que pueden ayudarnos a salir del bache. Puede que en ese momento no lo veas claro, pero si te sientas unos minutos y lo piensas bien, no son tan descabelladas. 

En este artículo vamos a tratar de darte algunas pautas de lo que puedes hacer llegado el momento. Unas tratan de sacar dinero sin recurrir a los préstamos. Otras sí que implican a entidades financieras.

Conseguir dinero rápido y urgente sin acudir al banco



1. Vender nuestras pertenencias. Es triste desprenderse de las cosas de valor que tenemos, pero cuando necesitamos dinero rápido y urgente es la forma más rápida de conseguir efectivo. Sin son joyas o artículos de mucho valor podemos empeñarlas y así quizás tengamos la oportunidad de recuperarlas más adelante. Pero otros objetos es mejor venderlos en tiendas de segunda mano o en páginas como eBay. La parte buena es que ahorrarás espacio en casa.



2. Pedir un anticipo. Estamos de acuerdo en que es bastante vergonzoso entrar al despacho de tu jefe a pedir que te haga un anticipo del sueldo, pero hay ocasiones en las que tenemos que tragarnos el orgullo. También hay cuentas nómina que ofrecen esta posibilidad. Comprueba si la tuya es una de ellas.



3. Probar con el Crowdfunding. ¿Pero eso no era sólo para emprendedores? Pues no. Como os comentábamos en un artículo anterior, también podemos conseguir financiación colectiva para realizar un viaje, por ejemplo. Y si sabemos vendernos y explicar muy bien para qué necesitamos el dinero, quizás alguien nos preste el dinero. Luego ya nos pondremos de acuerdo en cómo lo devolvemos.



4. Préstamos entre particulares. El funcionamiento de los conocidos como préstamos P2P es similar al del crowdfunding, pero con la diferencia de que la cantidad de dinero es más pequeña. Sí, también pedirle el dinero a un familiar o a un amigo también se considera un préstamo entre particulares.



5. Utiliza tus tarjetas de crédito. No solemos recomendar utilizar las tarjetas de crédito como medio de financiación, pero si lo hacemos de forma muy puntual, podemos aplazar algunos pagos que en un momento determinado no podemos afrontar. Incluso podemos sacar dinero en un cajero y devolverlo a plazos. Comprueba el importe de las comisiones y, sin son más bajas que las de solicitar un préstamo, adelante. Pero hazlo sólo una vez. Si no, te arruinarás.



6. Consigue un sobresueldo. No decimos que te pluriemplées, pero sí que trates de conseguir algo de dinero extra. Puede ser desde hacer horas extraordinarias en la oficina a hacer algún trabajo desde casa. Las alternativas pueden ser de lo más dispares. Hay quien vende esperma, hurga en la basura para encontrar algún tesoro perdido, hace manualidades y las vende por Internet en sitios como Etsy o eBay, realiza trabajos sencillos desde casa (contestar encuestas, por ejemplo), o incluso crean blogs y venden espacios para anunciantes. 



7. Alquila tus posesiones. Esta opción puede ir desde alquilar una habitación que tengas libre hasta alquilar tu propio coche. Y seguro que durante el día no utilizas tu plaza de garaje. ¿Por qué no la alquilas esas horas que no estás en casa? 



Conseguir dinero rápido y urgente en financieras



8. Acudir a nuestro banco. La primera parada a la hora de pedir un préstamo siempre debería ser nuestra oficina bancaria. Allí nos conocen y saben cual es nuestra situación financiera, así que será más fácil que nos presten dinero. Por otra parte, los intereses suelen ser más bajos que los de las empresas de capital privadas. 



9. Solicitar minicréditos online. En caso de que en nuestro banco no nos quieran dar el dinero, entonces no nos quedará más remedio que acudir a las financieras. Esta alternativas también es la mejor si necesitamos el dinero de hoy para mañana. Pero antes de lanzarte, compara las diferentes opciones.


Como ya hemos comentado en alguna ocasión, los minicréditos online conceden préstamos de forma muy rápida (en menos de una hora) y sin pedir apenas papeleo. Lo único que debemos tener en cuenta es que las cantidades no son muy grandes. La media está en los 300 ó 400 euros, aunque algunas empresas, como puede ser ¡Québueno.es! llegan a los 600 euros.



10. Pedir un crédito rápido. Online, por supuesto, porque ya habíamos descartado el banco. Esta opción sólo es recomendable cuando necesitamos una cantidad más alta y lo que nos ofrecen los minicréditos no es suficiente. No debemos perder de vista que cuanto más dinero pidamos, más intereses pagaremos. Por lo demás, son casi tan rápidos (en menos de 24 horas) y fáciles de conseguir (basta con tener una nómina, pensión o justificante de ingresos) como los anteriores. 

¿Qué haces tú cuando necesitas dinero rápido y urgente?

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados