Conoce las Casas Colgadas de Cuenca

Visita las Casas Colgadas de Cuenca y descubre lo que se puede encontrar en el interior de estas joyas de la arquitectura gótica popular que cuelgan sobre la hoz que forma el río Huécar.

Conoce las Casas Colgadas de Cuenca
¿Todavía no sabes lo que se esconde en su interior?


Asentadas sobre la roca que forma una de las paredes de la hoz del río Huécar, se encuentran las Casas Colgadas de Cuenca desde orígenes inciertos. Estas joyas de la arquitectura gótica popular son uno de los iconos de la ciudad de Cuenca, declarada Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Las Casas Colgadas de Cuenca datan de orígenes inciertos, sin embargo su existencia está documentada desde el siglo XV. Estas Casas Colgadas que asoman sus balcones de madera sobre el acantilado del río, han sido restauradas varias veces, quedando un conjunto de tres de ellas visitables: La Casa de la Sirena, en la que se aloja un mesón donde degustar la gastronomía tradicional de Cuenca, y las Casas del Rey, donde se pueden contemplar los diferentes elementos de construcción de estas casas y el Museo de Arte Abstracto Español.

Si no te quieres perder ni un solo detalle sobre las Casas Colgadas de Cuenca y deseas visitarlas durante tu próxima cita con la ciudad, a continuación te desvelamos todos los secretos e información que debes conocer sobre las Casas Colgadas.
 

 

Las Casas Colgadas de Cuenca: descúbrelas



Casas colgantes de Cuenca


Un poco de historia

Los primeros datos que constan de estas famosas Casas Colgantes se recogen en 1481, momento en el que el bachiller de Cañamares, canónigo de la catedral de Cuenca, las compra y se instala en ellas. Por aquellas fechas, las casas no contaban con el valor arquitectónico y diseño urbano con el que cuentan en la actualidad, ya que solo fueron consideradas icono de la ciudad desde finales del siglo XIX e inicios del siglo XX.

Entorno a las Casas Colgadas se han generado algunas leyendas e historias que disciernen de la realidad, como que fueron habitadas por reyes durante la Baja Edad Media o que fueron la residencia palaciega de Alfonso VIII durante las temporadas de verano.

Las Casas Colgadas nada tienen que ver con palacios ni reyes, mas bien fueron edificios modestos que nunca llamarón la atención. Sin embargo, a su lado si que destacaban el Palacio Episcopal y un torreón medieval que ya no existe.

Durante el siglo XVI, estas casas fueron cercadas por cárceles de la Inquisición, en las que se llevaron a cabo procesos en los que participaron los moradores de estas durante la época.

Las Casas Colgadas que siguen en pie hoy en día (Casa de la Sirena y las Casas del Rey), no fueron las únicas que existieron, pero sí las únicas que resistieron al paso del tiempo. A inicios del siglo XX las casas fueron compradas por el Ayuntamiento de Cuenca y se restauraron hasta recibir el aspecto que conservan en la actualidad.

En el año 1966 se instaló en las Casas Colgadas el Museo de Arte Abstracto Español, en el que se muestran obras de artistas como Chillida o Tàpies.
 

Visita a las Casas Colgadas

La mejor forma de apreciar la impresionante belleza de las Casas Colgantes de Cuenca es subiendo hacia la ciudad antigua por el Puente de San Pablo, formado por una pasarela de metal construida sobre las ruinas del puente de piedra originario.

Las Casas que se pueden visitar son:

  • La Casa de la Sirena, en la que se alberga un mesón donde es posible degustar la gastronomía tradicional de la zona.

  • Las Casas del Rey, en las que además de disfrutar de los elementos originales de construcción de las casas, se puede visitar el Museo de Arte Abstracto Español



 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados