Compras de aplicaciones por niños: ¿Puedes reclamar?

Las excesivas compras de aplicaciones por niños pueden ser un verdadero quebradero de cabeza para los padres, y son un caso más común de lo que parece.

Compras de aplicaciones por niños: ¿Puedes reclamar?
Hay casos en los que se han gastado cientos de euros

Es muy común que nuestros hijos jueguen con nuestros teléfonos o usen los dispositivos para distraerse o divertirse. En un mundo inundado de juegos y opciones freemium, es muy posible que se den compras de aplicaciones por niños de las que los padres no sean conscientes… hasta que es demasiado tarde y hay cientos de euros gastados.

¿Es posible reclamar en estos casos? Esta es una pregunta que muchos se hacen y una que hoy nosotros queremos responder en la medida de lo posible. En el mejor de los escenarios, no deberías tener que usar esta información nunca, pero siempre es conveniente que la tengas.

¿Qué hacer ante las compras de aplicaciones por niños?


¿Se puede reclamar?

Aunque marque el comienzo de un proceso que puede ser largo y complicado, es posible reclamar a las tiendas por compras de aplicaciones por niños. En procesos judiciales. Gigantes como Amazon, Apple o Google ya han tenido que hacer reembolsos millonarios cuando muchos padres vieron en sus facturas compras que ellos ni hicieron ni autorizaron.

Aunque las tiendas te permiten asociar tu tarjeta de crédito y hacer las compras con mucha mayor facilidad, esto no quiere decir que todo lo que se compre desde tu cuenta tiene tu consentimiento. Estas tiendas tienen la responsabilidad de asegurarse de que tienen tu aprobación para cada compra.

Para lograr esto, muchas de estas tiendas han tenido que “complicar” un poco más el proceso para evitar compras de aplicaciones por niños, principalmente con la introducción de contraseñas y con notificaciones casi inmediatas que te permitan – dado el caso – actuar mucho más rápido.

¿Qué puedes hacer tú al respecto?

Aunque se puede reclamar y hay una gran tendencia a que las tiendas reembolsen el dinero gastado en compras de aplicaciones por niños, esto no es aún una garantía en todos los casos.

Y en cierta medida, es menos culpa de las tiendas de aplicaciones que de los padres. Si los más pequeños de la casa están manejando nuestro teléfono deberían hacerlo en un ambiente controlado.

Siempre que haya la posibilidad de poner una contraseña para hacer compras, debe activarse. Esto hará que cuando hagamos nuestras compras tardemos un par de segundos más, pero también evitará casi totalmente la compra de aplicaciones por niños.

Del mismo modo, es siempre recomendable que exista un nivel de supervisión (especialmente cuando se trata de niños muy pequeños) y que se les explique a los mismos cómo funcionan las compras y cómo evitar hacerlas.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados