Ventajas y desventajas de comprar coches de segunda mano

Los coches de segunda mano son más baratos y pierden menos valor que los nuevos. Por contra, cuentan con menos garantías que uno de paquete. 

Ventajas y desventajas de comprar coches de segunda mano
Se venden dos coches usados por cada uno nuevo

Todos sabemos que los coches pierden valor nada más comprarlos. Concretamente, un 10% anual durante los seis primeros años. A esa depreciación hay que añadir el 18% que se devalúan cuando se matriculan. Eso quiere decir que en sólo cinco años, los vehículos pierden la mitad de su valor. Los conductores lo saben, y por eso son muchos quienes optan por comprar coches de segunda mano.

Sólo el año pasado en nuestro país se vendieron dos coches de segunda mano por cada uno nuevo (según datos del Instituto de Estudios de Automoción). En total, las ventas de vehículos de ocasión subieron un 4,3% en 2014, hasta alcanzar las 1.684.708 unidades.
 

Ventajas de los coches de segunda mano


Las ventajas de comprar coches de segunda mano son muchas, pero también hay que tener cuidado, ya que pueden surgir inconvenientes. Si estás pensando en comprar un vehículo y dudas si optar por uno usado, puedes hacer una lista como la nuestra, con los pros y los contras. Empezaremos por la parte buena: 
 
  • El precio. Con el mismo presupuesto, podemos comprar un coche mucho mejor. Además, hay más margen a la hora de negociar el precio.
 
  • Los coches usados pierden menos valor que los coches nuevos.
 
  • Podemos llevarnos el coche en el momento, cosa que en ocasiones no ocurre con los nuevos.

 

Desventajas de los coches de segunda mano

 
  • Al contrario de lo que ocurre al comprar un coche nuevo, no podemos elegir todas las características y equipamiento que desearíamos.
 
  • Si el coche ya tiene algunos años, puede que no tenga la última tecnología en seguridad (control de estabilidad o sensor de presión de los neumáticos, por ejemplo), control de consumo o reducción de emisiones.
 
  • No sabremos a ciencia cierta si ha sufrido algún golpe o avería importante. Tendremos que pagar las averías. Los coches nuevos tienen una garantía mínima de dos años, pero en el caso de los vehículos usados, seremos nosotros quienes tendremos que correr con esos gastos.
 
  • Por último, debemos tener en cuenta que al comprar coches de segunda mano pueden darnos gato por liebre si acudimos al sitio equivocado. Por eso siempre es más recomendable acudir a un concesionario, aunque el precio sea un poco más alto. Allí puedes exigir una revisión y una garantía de al menos un año.

Si prefieres hacer una búsqueda por Internet para hacerte una idea de cómo está el mercado, hay varios portales con una amplia oferta. Entre los más populares están: segundamano.es, coches.net, autoscout24.es, autocasion, motor.es o milanuncios.

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados