5 situaciones en las que compensa solicitar microcréditos

Es más barato solicitar microcréditos que pagar las comisiones que aplica el banco por quedar en números rojos o por no pagar a tiempo la tarjeta de crédito o la hipoteca.

5 situaciones en las que compensa solicitar microcréditos
Son rápidos y pueden salir gratis

Por regla general asociamos a las financieras con términos como “usura”, “intereses muy altos” o “comisiones”. Es cierto que no debemos utilizar sus servicios como un medio de financiación habitual, pero solicitar microcréditos puede sacarnos de más de un apuro.
 
Si nunca has necesitado el dinero puede que la primera vez que acudes a estas empresas de capital privado te dé un poco de miedo, pero en realidad no hay nada que temer. Si lo haces de forma puntual y sabiendo que vas a poder devolver el dinero a tiempo, solicitar microcréditos no es muy diferente de pedir un préstamo en el banco. 
 

Ventajas de solicitar microcréditos

 
Es más, los minicréditos aportan una serie de ventajas con respecto a los cauces tradicionales:
 
  • No sentirás que nadie está husmeando en tu vida.
  • Son mucho más rápidos. Una vez realizada la solicitud y aprobada, el dinero llega en cuestión de minutos. Por tanto, en caso de un imprevisto podemos reaccionar con rapidez.
  • Sólo permiten obtener una cantidad de dinero pequeña (inferior a 1.000 euros), por lo que nos será más fácil pagarlos.
  • Aunque el plazo de devolución sea bajo, lo cierto es que si sabemos que vamos a poder recuperarnos en unos días, es beneficioso. Pagaremos la deuda lo antes posible y así no caemos en la tentación de aplazarla durante meses y meses.
  • Debido a la competencia que existe, hay financieras en las que solicitar microcréditos puede salirnos gratis: Vivus, Dispon.es, Creditomas u OK Money son el mejor ejemplo.
  • También podemos encontrar empresas que conceden dinero aún estando inscritos en el Asnef
 

5 situaciones en las que solicitar microcréditos

 
Los minicréditos también pueden ser nuestros aliados cuando nos encontramos en ciertas situaciones:
 
1. Vence el plazo para pagar un recibo. Pongamos que tenemos dos días para pagar la luz antes de que nos la corten, pero no cobramos hasta dentro de una semana. Podemos solicitar microcréditos en alguna de las financieras donde no cobren comisión y devolverlo cuando tengamos el dinero.
 
2. Vamos a entrar en números rojos. Todos sabemos que si nuestra cuenta entra en negativo, el banco nos va a aplicar unas comisiones altísimas. Si solicitamos la cantidad de dinero necesaria para solucionar el problema, pagaremos menos comisiones. Incluso nada, como ya hemos visto. Lo mismo se puede aplicar si va a llegar el recibo de la tarjeta de crédito o de la hipoteca y aún no hemos cobrado. 
 
3. Nos surge un gasto inesperado. En el día a día pueden suceder muchas cosas que hagan que nuestra economía se desequilibre. Puede ser que se estropee la nevera o que tengamos un golpe con el coche. Si la cantidad que necesitamos no es muy alta, podemos salir del paso. 
 
4. Tenemos que pagar una multa. Por pronto pago nos ahorramos la mitad, así que para beneficiarnos de esa rebaja necesitamos efectivo.
 
5. Estamos a un paso de que nos incluyan en un listado de morosos. Teniendo en cuenta las consecuencias negativas que puede acarrearnos, es mejor cubrir la deuda. 
 
Eso sí, solicitar microcréditos para solventar estas situaciones sólo es aconsejable si tenemos muy claro que vamos a ingresar dinero en un plazo muy corto de tiempo. 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados