¿Cómo tributan las apuestas de casa de juego?

Algo que muchos españoles se han preguntado antes de hacer la Declaración de la Renta, es cómo tributan las apuestas. A continuación, te demostramos que es más sencillo de lo que parece.

¿Cómo tributan las apuestas de casa de juego?
El impuesto se basa en las ganancias obtenidas tras la suma de las inversiones.

Por mucho que nos pese, la tributación es una de las operaciones básicas para mantener a flote el país, por eso los impuestos están bien definidos para que se pueda recaudar el dinero de los servicios públicos. A la hora de contribuir, la figura del jugador no suele estar exenta del pago, y debe poner de su parte.

Existen muchos tipos de juegos de azar extendidos tanto en los propios casinos y salones de juego, como en las famosas casas de apuestas online. Para que puedas entender cómo tributan las apuestas en general, vamos a darte los conceptos clave relacionados con el pago de estos impuestos y su declaración.

¿Cómo tributan las apuestas y los rendimientos del jugador?

El punto clave con respecto al pago de los impuestos derivados del juego, es que en España, se aporta dinero por las ganancias obtenidas, no por el dinero invertido. Esta política se aplica a todos los juegos de azar (póker, apuestas, casinos, etc) y también a las loterías y los concursos, y exime del pago a los jugadores que hayan perdido dinero.

Desde el punto de vista legal, es la Ley de regulación del juego la que se encarga de controlar la fiscalidad de este tipo de actividades, estableciendo los impuestos a pagar en cada caso. Las ganancias obtenidas por el juego se consideran dentro del apartado de renta patrimonial, estando también las casas de apuestas obligadas a tener su licencia y pagar los impuestos correspondientes.

Tributar por los rendimientos de cada jugador supone un desafío para el Estado en muchas ocasiones, pues gran parte de estos escapan al impuesto, bien de forma voluntaria, o también por puro desconocimiento del sistema. En caso de omisión del pago, se aplicarán las sanciones propias de los que no declaran sus gastos.

Cuando se realiza el control de la inversión inicial del jugador, junto con la posterior pérdida o ganancia de capital, algunos establecimientos que realizan el cobro online mediante depósitos o tarjetas, lo ponen más fácil al disponer de datos verídicos del jugador y de los importes. Es en los locales de juego presenciales donde más fácilmente se pierde la pista de lo ganado y lo perdido, con operaciones realizadas en efectivo.

La Declaración de la Renta y el juego

En líneas generales, no tienen obligación de declarar las personas que hayan tenido beneficios únicamente procedentes del juego, no pudiendo superar la cifra de los 1000 euros anuales. Una vez superados los 1000 euros, o en caso de tener otra fuente cualquiera de ingresos aparte, se deberá tributar por el juego sea cual sea la cantidad ganada.

Se debe recordar que se tributan los beneficios obtenidos tras descontar el dinero utilizado en todas las inversiones, incluyendo las que ocasionaron pérdidas. Los impuestos se pagan del modo convencional, sumándose a los rendimientos de trabajo y a las ganancias patrimoniales a corto plazo tal como dicta la base imponible general.

Gracias a esta información básica sobre cómo tributan las apuestas, resulta más sencillo hacerse una idea de los cobros y la tributación en general por parte del Estado. Es necesario recordar que a la hora de descontar las pérdidas en apuestas online, se debe tener un justificante de las cantidades como prueba, por lo que se recomienda utilizar casas de apuestas fiables.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados