Cómo solicitar un periodo de carencia en la hipoteca

¿Estás pensando en pedir un periodo de carencia en la hipoteca? Esta alternativa puede ayudarte a evitar el impago de la hipoteca, te contamos cómo puedes solicitarla.

Cómo solicitar un periodo de carencia en la hipoteca
Esta alternativa te permite aplazar o reducir tus cuotas mensuales.

La carencia en la hipoteca puede ser una buena solución para las economías familiares que atraviesan algunas dificultades puntuales.

Sin embargo, antes de acogernos a esta alternativa, es muy importante analizar bien nuestra situación financiera y las condiciones que nuestro banco nos impone.

Ten en cuenta que aunque la carencia hipotecaria te ofrezca un mayor flexibilidad a la hora de pagar tus cuotas mensuales, a largo plazo esta puede no ser la solución ideal.

Y en la mayoría de casos, exige un desembolso inicial por gastos de notaría que puede que no compensen tanto como esperas.

 

 

Cómo pedir un periodo de carencia en la hipoteca


La carencia hipotecaria permite aplazar o reducir considerablemente el importe de las cuotas durante un periodo determinado de tiempo. Sin embargo, debes tener en cuenta que durante este periodo tendrás que abonar los correspondientes intereses, lo que hará que el valor total de la hipoteca aumente y el plazo de amortización se prolongará por más tiempo.

Estas condiciones hacen que la carencia en la hipoteca no sea una buena solución para todo el mundo. Solo en determinadas situaciones puede sernos favorable, por ejemplo, ante problemas económicos puntuales, en los que el periodo de carencia nos puede ayudar a recuperarnos económicamente y nos permite asumir de nuevo la cuota normal de nuestra hipoteca.
 


Tipos de carencia hipotecaria


De acuerdo con el Real Decreto Ley del Código de Buenas Prácticas Bancarias, las distintas entidades financieras están obligadas a ofrecer una alternativa de carencia hipotecaria en situaciones en las que el hipotecado no pueda hacer frentes al pago de su hipoteca.

Actualmente, es posible acogerse a dos tipos de carencia, de amortización parcial o de amortización total.
 

  • Amortización parcial: A través de este tipo de carencia pagarás únicamente intereses, por lo que el importe de la cuota mensual se verá notablemente reducido. Sin embargo, durante este periodo el capital se va acumulando hasta que acaba la carencia. 
 
  • Amortización total: Durante este periodo estarás completamente exento de pagar, tanto capital como intereses. Sin emargo, al finalizar el periodo de carencia el valor total de la deuda se incrementa.

 

En cualquiera de los dos casos, solicitar una carencia en la hipoteca supone un alivio económico temporal. Por lo que si estás pensando en acogerte a esta alternativa, conviene que estés completamente seguro de que se trata de un bache económico puntual y que a corto plazo podrás sobreponerte.

 


Requisitos para solicitar la carencia hipotecaria


Acceder a un periodo de carencia hipotecaria no suele ser fácil. Eso sí, existe la posibilidad de que esta alternativa conste de alguna forma en el contrato de nuestra hipoteca, si es este tu caso, la negociación con la entidad financiera no será tan complicada.

La carencia en la hipoteca se puede solicitar durante todo el periodo hipotecario, en el momento en el deudor no pueda hacer frente a las cuotas. Recuerda que, para que la carencia te sea favorable, es importante analizar bien tu situación económica, el tiempo y el importe que te queda por pagar.

Para solicitar el periodo de carencia se deben cumplir una serie de requisitos, cada entidad bancaria ofrece diferentes productos, opciones y condiciones. Normalmente, es necesario haber cumplido un tiempo mínimo de amortización, no tener deudas o impagos con la entidad, ni retrasos en los pagos durante los últimos 12 meses.

También será necesario hacer una novación hipotecaria, algunos cambios en el contrato en lo referente a plazos, importe, intereses, etc. Este trámite está sujeto también a una comisión de hasta el 1% de la deuda.

De cualquier forma y si tus condiciones son favorables, lo mejor que puedes hacer para solicitar un periodo de carencia es acudir a tu sucursal bancaria. Explicar detalladamente tu situación y los motivos por los que no puedes hacer frente al pago de tu hipoteca.

A partir de aquí, deberás negociar con las condiciones con la entidad.


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados