¿Cómo se ha de pactar un alquiler con opción a compra?

Plantéate el alquiler con opción a compra, una alternativa que puede adecuarse más a tus circunstancias y a tu bolsillo. 
 

¿Cómo se ha de pactar un alquiler con opción a compra?
Los alquileres con derecho a compra están de moda.


Las personas que no saben si comprar o alquilar una vivienda pueden plantearse una tercera opción: el alquiler con opción a compra.

Continúa leyendo para saber más sobre cómo es este tipo de acuerdo y que requisitos tienen que cumplir el arrendatario y el arrendador.


¿QUÉ ES EXACTAMENTE UN ALQUILER CON OPCIÓN A COMPRA?


Esta posibilidad consiste en alquilar una vivienda cuyo contrato de arrendamiento incluye la opción (en favor del inquilino) para comprar la vivienda.

Una vez has elegido el inquilino ideal para tu propiedad. Éste podrá vivir en la vivienda durante el periodo pactado y tras la finalización del mismo éste tendrá el derecho a adquirir la vivienda por el precio pacto al inicio del contrato.
 
Del valor de venta del domicilio se tendrá que descontar parcial o totalmente (según lo acordado) las cuotas de alquiler que se hayan abonado hasta el momento de la venta.
 
Esta alternativa cada vez es más común, pues permite invertir el dinero destinado al alquiler a una posible compra. De hecho, su demanda ha sido impulsada por incertidumbre económica y la falta de créditos hipotecarios.
 
Un alquiler con opción a compra no implica un alquiler más o menos barato. Pero hay que tener en cuenta que estos contratos requieren que el inquilino aparte una prima para habilitar la opción de compra.

Sobre esta prima se podría decir que es como un depósito o seguro, pero su importe es bastante más grande que el un deposito por un piso alquilado con un contrato corriente.  
 


QUE NECESITAS PARA PACTAR UN CONTRATO DE ALQUILER CON OPCIÓN A COMPRA

 Un contrato de alquiler con opción a compra tiene dos partes:
 
  • La primera parte incluye lo relativo al alquiler de la vivienda.
  • La segunda parte incluye toda la información para efectuar la venta del inmueble, es decir, es un contrato de contraventa.
 
En ambas partes del contrato hay que especificar los siguientes datos, pues no hacerlo puede conllevar mayores costes:
 
  1. Periodo de tiempo durante el cual el inquilino alquilará la vivienda y renta mensual que tendrá que abonar.
  2. Determinación de quien tendrá que pagar los pagos relativos a la vivienda (cuota de comunidad, tasa de residuos, suministros, etc.)
  3. Periodo de tiempo durante el cual el inquilino puede ejercer su derecho a comprar la vivienda.
  4. Precio final por el que se venderá el inmueble.
  5. Importe de la prima que tendrá que abonar el inquilino. Esta prima se perderá si el inquilino decide no comprar la vivienda.
  6. Cantidad o porcentaje que el vendedor descontará del precio final de la vivienda según las cuotas de alquiler que el inquilino habrá pagado. Esta cantidad descontada podrá ser parcial o total. 


También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados