Cómo se cambia el titular de la vivienda

El cambio de titular de una vivienda es diferente según el motivo: compra-venta o donación.A lo largo de las siguientes líneas te diremos los pasos que tienes que dar, dónde acudir y cuánto te va a costar.

Cómo se cambia el titular de la vivienda
El proceso no es barato ni sencillo, pero puede hacerse

¿Tienes una vivienda y quieres hacer un cambio de titular? A lo largo de las siguientes líneas te diremos los pasos que tienes que dar, dónde acudir y cuánto te va a costar. Eso sí, antes de empezar te advertimos de que el proceso no va a ser ni barato (los gastos varían en función de la Comunidad Autónoma) ni sencillo.

Además, el cambio de titular de una vivienda es diferente según el motivo: compra-venta o donación.


Compra-venta de una vivienda



Al comprar o vender una vivienda los gastos a los que deben hacer frente ambas partes son diferentes. 
 
  • Comprador de la vivienda: debe pagar los gastos que conlleva actualizar los datos en el catastro, el cambio de escritura en el Registro de la Propiedad, el impuesto de Transmisiones Patrimoniales (7% del importe total) y la mitad de los honorarios del notario.
 
  • Vendedor de la vivienda: tiene que correr con los gastos compartidos del notario, abonar el impuesto de plusvalía municipal (este varía en función del Ayuntamiento y del valor catastral) y pagar el IRPF (el 18% del precio de venta).
 

Donación de una vivienda



Si la titularidad de una vivienda se cambia porque se hace una donación, el nuevo titular debe que correr con una serie de gastos importantes:
 
  • Los honorarios notariales.
  • La modificación de la escritura en el Registro de la Propiedad.
  • El Impuesto sobre Donaciones (entre el 7% y el 34%, en función de la Comunidad Autónoma).
  • El IPRF. La persona que recibe la donación debe declarar en el IRPF la ganancia patrimonial obtenida. El importe a pagar se calcula teniendo en cuenta la diferencia entre el valor de adquisición y el de transmisión.


Además hay que tener en cuenta que cuanto más valor tiene el patrimonio que se recibe más cara saldrá la donación. Y no podemos perder de vista que los coeficientes varían en función del grado de parentesco que haya entre ambas partes.

Así, los padres, hijos o cónyuges son parientes en grado directo, por lo que el coeficiente se multiplica por 1. Por su parte, la pareja sentimental tiene que multiplicar ese coeficiente por 2. Estos coeficientes también se aplican en función del patrimonio previo que ya tenía la persona que recibe la donación



Usufructo de una vivienda



Una última opción para el caso en que queramos dejarle nuestra vivienda a alguien sin hacer ninguno de los procedimientos anteriores es el usufructo. Mediante este derecho, el beneficiario puede hacer uso y disfrute de la vivienda aunque no sea su propietario. 


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados