¿Cómo se adquieren dominios y derechos reales en el Registro de la Propiedad?

El Registro de la Propiedad es el organismo público al que tendrás que acudir para formalizar tu derecho y dominio sobre un bien. 

¿Cómo se adquieren dominios y derechos reales en el Registro de la Propiedad?
Acude al Registro de la Propiedad y deja patente tu derecho sobre un bien

El Registro de la Propiedad es una institución pública donde se adquieren dominios y derechos reales para evitar el que cualquier persona pueda reclamar determinado bien.

A través de esta comunicación pública, que necesariamente debe pasar por el Registro de la Propiedad, se despejan todas las dudas.
 

Registro de la Propiedad: cómo se consigue el derecho real



Para la adquisición son precisos dos actos: el Título Suficiente y el Modo Suficiente, una vez se han reunido ambos, es cuando el derecho real es un hecho. Antes de ir al Registro de la Propiedad debes tener claro estos dos aspectos jurídicos. 


¿Qué es el Título Suficiente?

Es un acto jurídico que debe reunir los siguientes requisitos:
 
  • Tiene por finalidad transmitir un derecho real. Por ejemplo, cuando hablamos de la compra venta de una propiedad, el objetivo es que se transmita el derecho real del dominio sobre lo vendido.
 
  • Ha de estar revestido de ciertas formalidades exigidas por la ley. Por ejemplo, para una compra venta de inmuebles, el Código Civil exige que ésta se realice por Escritura Pública. Y si no se hace, no se estará transmitiendo el dominio sobre esa propiedad.  
 
La compra venta de propiedades es un contrato que establece de forma solemne el compromiso de ambas partes (comprador y vendedor). La Escritura genera una obligación de cumplimiento y por eso es necesaria para acudir a un Registro de la Propiedad.


En resumen, podemos decir que un título suficiente es un acto jurídico cuya finalidad es transmitir el derecho real propio de un vendedor (en el caso de una compra venta) y formalizado conforme a ciertos requisitos legales.


¿Qué es el Modo Suficiente?

El modo, es la entrega del bien e implica tradición. Hay tradición cuando una de las partes vinculantes entrega de forma voluntaria algo y otra, la recibe.

Todos los derechos reales que una persona transmite, solo pueden pasar a otra por la tradición.

Para que esta tradición sea posible, debe reunir 3 condiciones:
 
  • Debe ser realizada por el propietario del bien.
 
  • Tanto el que transmite como el que recibe, deben tener capacidad legal.
 
  • La tradición debe ser suficiente para la transmisión del dominio del bien o cosa. Esto implica que haya un título suficiente que justifique la entrega del bien. Por ejemplo, la persona que vende una propiedad entrega al comprador la cosa vendida, pero para poder hacerlo, será necesaria la Escritura Pública (Título suficiente). Pero si el dueño de una casa, decide alquilarla, no será modo suficiente de transmitir su dominio. Un contrato de alquiler aunque es un acto jurídico, no transmite derechos reales sobre un inmueble, solo permite usar la vivienda.

Aparte de estos requisitos es necesario recalcar que la tradición implica actos materiales (reparar, cultivar, ocupar, deslindar…), es decir, no basta con la declaración de entrega por parte del vendedor, son precisos actos que impliquen posesión para que se hable de tradición. 


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados