Cómo reutilizar el papel pintado: un clásico de la decoración

¿Has utilizado papel pintado hace poco? Si te ha sobrado algo, ¡no lo tires! Te contamos cómo puedes decorar tu cuarto de formal original con todo ese papel extra que has guardado.

Cómo reutilizar el papel pintado: un clásico de la decoración
Existen muchas formas de dar vida al papel pintado que nos sobra

En el mundo de la decoración, el papel pintado juega un papel fundamental a la hora de dar un toque original a las habitaciones de la casa, con combinaciones de distintos colores.

Por desgracia, una vez se ha usado, el papel sobrante suele ser desechado, muchas veces de forma poco sostenible para el medio ambiente.

Con el objetivo de aprovechar mucho más ese papel que nos ha quedado tras nuestras reformas, vamos a listar una serie de ideas originales.

Reciclar el papel pintado para su reutilización es una acción que se puede combinar con muchos tipos de materiales a los que también se les puede dar una segunda oportunidad.


5 ideas originales para reutilizar el papel pintado


1. Utiliza el papel como forro

Hay muchas estanterías y armarios que pueden quedar mucho más coloridos y originales si usas el papel pintado para forrar el fondo.

Si has pintado la habitación usando el mismo color, el papel conseguirá integrar los muebles de madera con todo el conjunto de un modo sorprendente.



2. Decora utensilios y objetos pequeños

Cuando dispones de una cantidad limitada de papel pintado, puedes recortarlo siguiendo las medidas de algunos objetos de tu habitación.

Utensilios como las tazas, cuencos o papeleras que se encuentran siempre entre mesas y estantes, son ideales para ser decorados con un poco de papel pintado, a modo de envoltura.



3. Redecora la superficie de las mesas

Cuando el papel pintado tiene un estampado bonito, una de las mejores ideas es usarlo sobre la superficie de una mesa central o incluso de varias mesitas.

Hacer esto viene de perlas para cubrir viejos arañazos y manchas e incluso para dar un toque nuevo y original a los muebles que lleven mucho tiempo contigo.



4. Crea guirnaldas de papel pintado

Si eres hábil recortando las piezas de papel, puedes usar tu imaginación para crear estupendos diseños a modo de guirnaldas. Extiende una cuerda o cable por la pared, y cuelga las tiras de papel que has recortado con pinzas.

Una de las ideas más populares es recortar las letras de tu nombre.


5. Diseña tus propios cuadros



Si dispones de unos retales de papel pintado con diseños realmente interesantes, en vez de utilizarlos como forro decorativo, puedes dar rienda suelta al artista que llevas dentro.

Hazte con un marco o una plancha ligera de madera y atrévete a usar el papel como lienzo para añadir palabras o dibujos al diseño.

Las posibilidades que ofrece al papel pintado son casi infinitas, simplemente echa un vistazo a todos los objetos que se sientan fríos o vacíos, y piensa una nueva forma creativa de darles forma y color.

Para inspirarte puedes consultar las galerías de Pinterest, eso sí, recuerda hacerte al menos con unas tijeras y un buen pegamento si el papel no es autoadhesivo.
 

También te puede interesar:


 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados