¿Cómo reducir la contaminación desde tu propia casa?

Abrir las ventanas mientras cocinamos, evitar aerosoles y pesticidas, ventilar las habitaciones o hacer un buen uso de la energía o el agua son algunas medidas para reducir la contaminación.

¿Cómo reducir la contaminación desde tu propia casa?
Se recomienda utilizar fibras naturales y materiales no tóxicos, como el corcho

Todos somos conscientes de que es necesario reducir la contaminación y se nos llena la boca con ideas que podrían llevar a cabo las empresas y los gobiernos para tratar de reducir las emisiones. ¿Pero como individuos hacemos algo por aportar nuestro granito de arena?

Aunque no lo creas, las pequeñas acciones del día a día que llevamos a cabo en nuestro hogar también contribuyen a aumentar o reducir la contaminación.

Después de leer este artículo, seguro que te das cuenta de los contaminantes que tenemos en nuestra casa y de los que no somos conscientes. 


Contaminación por gases


Cada vez que encendemos el horno o la cocina, sobre todo si esta es de gas, se emiten gases nocivos. Por eso se aconseja abrir las ventanas mientras cocinamos o usar el extractor de humos. Los calentadores y las chimeneas también contribuyen a la contaminación.



Contaminación por compuesto químicos


Desde las cortinas de la ducha hasta la pintura de la pared, pasando por el pegamento o los compuestos de la impresora que utilizamos para trabajar, tienen compuestos químicos que pueden emitir vapores y perjudicar nuestra salud.

Se calcula que los niveles de COVs (Compuestos Orgánicos Volátiles) en el interior de las casas puede ser de hasta cinco veces más que los que hay en la calle.

Por eso se recomienda utilizar fibras naturales (el algodón o la lana, por ejemplo) y materiales no tóxicos, como el corcho, el bambú o cristales reciclados.

 

Contaminación por moho


Cuando tenemos una mancha de humedad pequeña que no se ve pueden pasar meses hasta que arreglamos el problema. Pero esa mancha puede significar que tenemos moho en las paredes, una sustancia muy tóxica para las personas.

El moho y los hongos pueden provocar irritación en la piel, congestión nasal e incluso asma en niños pequeños.

Por eso es importante mantener las habitaciones secas, sobre todo en lugares con una humedad superior al 60%. Los deshumidificadores son muy efectivos para estos casos.

Si vemos que nos sale una mancha en la pared, podemos limpiarla nosotros mismos con agua y lejía.

 

Contaminación por heces


Puede pasar que haya casas donde entren las ratas y las cucarachas. Estos animales dejan heces que pueden causar problemas respiratorios.

Seguro que estás pensando que son casos extremos, pero en todas las casas se acumulan ácaros. Por eso es importante quitar el polvo de forma regular y ventilar las habitaciones todos los días. 

 

Contaminación por pesticidas


En la medida de lo posible debemos tratar de utilizar pesticidas dentro de casa. Si es inevitable, entonces tenemos que asegurarnos de ventilar bien la habitación.

Algunos de los síntomas de que nos hemos intoxicado con estos productos son el dolor de cabeza y las náuseas.

 

Medidas para reducir la contaminación


Al margen de los consejos ya mencionados, podemos tomar otra serie de medidas para ayudar a reducir la contaminación:
 
  • Cuando vayamos a comprar, llevar un carrito o bolsas reutilizables.
  • Tratar de comprar productos de limpieza ecológicos y biodegradables.
  • Evitar los productos en aerosol.
  • Elegir productos a granel o en envases biodegradables o retornables.
  • Hacer buen uso del papel, de la energía y del agua potable.
  • Utilizar pilas recargables. Si usamos las tradicionales, tirarlas en el contenedor de reciclaje correspondiente (en los supermercados tienen puntos de reciclaje). 
  • Caminar más y usar menos el coche. 
 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados