¿Cómo puedo saber si tengo intolerancia al gluten?

¿Quieres saber más sobre la intolerancia al gluten? Ser celíaco no supone ningún problema serio a día de hoy, por eso te explicamos en qué consiste este trastorno y cómo se puede tratar.

¿Cómo puedo saber si tengo intolerancia al gluten?
Una dieta sin gluten es la clave para las personas celíacas

Cada vez es más frecuente ver a personas que presentan distintos trastornos alimenticios o síntomas de problemas relacionados con la nutrición. Es importante destacar que muchos de los nuevos casos de intolerancia tienen lugar durante la edad adulta, cuando el cuerpo se sensibiliza y no tolera ciertos alimentos que siempre han formado parte de la dieta.

En este artículo vamos a tratar sobre la intolerancia al gluten, que es un caso más marcado y diferente al de la sensibilidad y la alergia. Detectar los síntomas es algo fundamental, pues, a pesar del hecho de que este trastorno se puede controlar casi por completo, muchas personas conviven con malestar y dolor sin saber qué les está afectando.

La intolerancia al gluten: origen y síntomas

La importancia del gluten radica en que se trata de un tipo de proteína presente en gran medida dentro de los alimentos más básicos como la cebada, el trigo o el centeno, y se combina con el almidón. El trastorno autoinmune que conocemos como enfermedad celíaca o intolerancia al gluten provoca una inflamación del intestino delgado cuando éste es expuesto a la proteína gliadina, presente en el gluten.

Los síntomas de la intolerancia pueden aparecer de forma tardía, o estar ausentes, pero lo más común entre los pacientes es que sufran de gases, pérdida de peso, diarrea y dolor abdominal. En los peores casos, tras un período de fatigas o vómitos, se puede llegar a sufrir anemia en incluso pérdida de masa muscular o retrasos en el crecimiento.

Por último, es importante destacar el factor psicológico, pues en algunos casos, las personas que sufren de intolerancia al gluten ven alterada su conducta y comportamiento. Aunque ser celíaco no suponga en ningún caso una diferencia palpable con respecto al resto de las personas, la dificultad de llevar una dieta estricta sin gluten, y el dolor y malestar provocados por el trastorno pueden llevar a casos de depresión y apatía.

Diagnóstico y tratamiento de la celiaquía

El principal problema a la hora de diagnosticar la celiaquía en los pacientes es que en muchos casos los síntomas no se muestran o se muestran de manera intermitente y con poca frecuencia. Dicho esto, la forma más habitual de comprobar si un trastorno tiene su origen en la intolerancia al gluten es mediante la biopsia intestinal y las pruebas de serología.

Para tratar la intolerancia, el procedimiento es simple pero no por ello fácil de sobrellevar, hay que eliminar totalmente el gluten de la dieta para siempre. De este modo se consigue la restauración del sistema digestivo, que podrá trabajar de manera normal al regenerar las vellosidades intestinales, poniendo así fin al dolor y el malestar.

Gracias a la FACE (Federación de Asociaciones de Celíacos de España), se encuentra disponible un listado con todos los tipos de alimentos libres de gluten en su forma natural o genéricos. Por otro lado, las grandes distribuidoras de alimentación ya han implementado los alimentos sin gluten en sus hipermercados, como es el caso de Mercadona con su marca blanca Hacendado.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados