¿Cómo puedo contratar el mejor seguro de salud?

El cuadro médico, las coberturas o los periodos de carencia son tres variables importantes a tener en cuenta a la hora de contratar un seguro de salud

¿Cómo puedo contratar el mejor seguro de salud?
El seguro de salud tiene pólizas básicas que no incluyen operaciones
  • Debemos comparar las diferentes compañías y quedarnos con aquella que tenga una relación calidad-precio-coberturas más interesante.

Contratar un seguro de salud supone un desembolso económico importante, sobre todo si queremos asegurar a toda la familia. Pero podemos ahorrar algo de dinero si estamos atentos a las promociones, sabemos contratar bien la compañía y contratamos las coberturas que realmente necesitamos.

Contratar el mejor seguro de salud requiere un poco de tiempo y organización para comparar las diferentes ofertas y quedarnos con aquella que tenga una relación calidad-precio-coberturas más interesante.

El mejor seguro de salud, el que da más por menos


Aunque sobre decirlo, a la hora de contratar un seguro de salud debemos tener en cuenta una serie de variables:

  • El cuadro médico. Cada seguro tiene sus propios médicos y especialistas, así que si queremos que nos atienda uno en concreto, tenemos dos opciones:

1. Buscar qué compañía incluye a esta persona en su cuadro médico. 

2. Contratar una póliza de reembolso. De esta forma, podemos acudir a cualquier médico o especialista que queramos y posteriormente el seguro nos devolverá un porcentaje del importe de la consulta. Esta opción es bastante más cara.

  • El tipo de cobertura. Algunas compañías ofrecen más coberturas que otras por el mismo precio. Por ejemplo, hay seguros médicos que ofrecen como extra servicios de odontología. En este sentido, debemos tener en cuenta que hay dos tipos de pólizas:

1. Pólizas básicas. Sólo cubren las consultas médicas (urgencias, medicina general, pediatría o especialistas, por ejemplo), pero no las pruebas diagnósticas ni las operaciones que no sean de urgencia. Son las más económicas y son interesantes para quienes sólo quieren una atención rápida.

2. Pólizas con asistencia hospitalaria y quirúrgica. Cubren las hospitalizaciones, las operaciones y las pruebas diagnósticas. Son más caras que las anteriores, pero recomendables para quienes no estén cubiertos por la Seguridad Social. 

Busca un seguro de salud sin periodos de carencia


  • La asistencia en el extranjero. Si eres de los que viajas, te conviene contratar un seguro de salud con cobertura fuera de España. Hay compañías que incluyen este servicio en la cobertura básica.

  • El periodo de carencia. Hay determinados servicios que no podemos empezar a utilizar hasta pasados unos meses desde la contratación de la póliza. Dependiendo de la compañía, este periodo de carencia varía. Así que conviene saber con qué aseguradora tendremos que esperar menos para, por ejemplo, tener asistencia al parto.

Por último, conviene que repasemos las coberturas reales del seguro de salud en nuestro lugar de residencia, ya que no es lo mismo vivir en una gran ciudad que en un pueblo. 

Utilizar un comparador de seguros online puede ayudarnos mucho en nuestra búsqueda.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados