Cómo proceder ante retrasos o impagos de salario

En caso de retrasos o impagos de nóminas a los trabajadores, estos tienen unos recursos jurídicos con los que hacer valer sus derechos.

Cómo proceder ante retrasos o impagos de salario
Para reclamar se tiene 1 año desde que se produjo el impago por la empresa

Sin duda la compensación más importante que busca el empleado tras un mes realizando su trabajo es recibir la contraprestación salarial estipulada.

El carácter idealista que sueñan los empresarios que posean sus trabajadores, en plan lo importante es el trabajo que es lo que llena, y el dinero es lo de menos, pues rápidamente se deshace en el aire cuando a su cuenta corriente no les llega la alegría mensual que justifica su esfuerzo.

Cuando las cosas no van bien en la empresa, los retrasos o impagos de nóminas pueden convertirse en algo habitual.

Muchas veces este problema viene generado por la falta de pago de los clientes, a los cuales tampoco les va bien y retrasan sus desembolsos, lo que lleva a que la caja de la empresa se resienta y se altere la cadena de pagos.

Cuando esto ocurre, los que más sufren son los trabajadores, los cuales ven cómo sus gastos mensuales fijos, ya sean hipotecas, letras del coche o compra de alimentos, no tienen más remedio que satisfacerse, a pesar de no haber recibido el salario al que tienen derecho.

Hay veces en los que las empresas se valen de estos retrasos o impagos continuados para desmoralizar a los trabajadores y que ellos mismos terminen marchándose por voluntad propia de la empresa en busca de una situación mejor, sin tener que pagarles así indemnizaciones ni finiquito.

No obstante, existen una serie de mecanismos jurídicos para que el trabajador pueda reclamar si se produce esta mora salarial.
 

Cómo proceder ante retrasos o impagos salariales


1. Recurrir a la Inspección de Trabajo para presentar una denuncia por la morosidad en el pago del salario o salarios pendientes.

2. Dirigirse a los Juzgados de lo Social para reclamar la cantidad pendiente, con un recargo además del 10% por la mora existente.

3. Pedir la finalización del contrato, teniendo derecho en este caso a ser indemnizado con la misma cantidad que si se tratase de un despido improcedente: 45 días de sueldo por año trabajado. Siempre y cuando, claro, que se produzca un grave incumplimiento por parte del empresario de sus obligaciones, como se indica el artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores.

Se puede pedir la rescisión del contrato en caso de que el impago se produzca como mínimo durante tres meses seguidos. Si se decide decantarse por finalizar el contrato de esta manera, puede acumularse además con la anterior opción de dirigirse a los Juzgados de lo Social a reclamar la cantidad pendiente.

Es muy importante poner la demanda o reclamación de retrasos o impagos de salarios al poco tiempo de que se produzcan, con el plazo de un año desde el día siguiente en el que se debía haber cobrado la nómina.

Si se deja, esperando que la situación mejore, podría llegar a estar medio año o un año sin cobrar.

En caso de que quisiera terminar con la relación laboral con la empresa, el problema es que hasta que la sentencia no sea firme, el trabajador no tendrá opción de acceder a la prestación de desempleo. Así que cuanto antes se ponga, mejor.
 

También te puede interesar:

Continuar Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: