Cómo preparar el equipaje correctamente y sin costes adicionales

No te lleves sorpresas de última hora. Con los consejos que te damos para preparar el equipaje, te irás de viaje con una sonrisilla de tranquilidad en la cara.

Cómo preparar el equipaje correctamente y sin costes adicionales
Tienes que ser creativo y seleccionar lo más importante

Vale, ya has comprado los billetes para ir a ese sitio soñado y toca sacar la maleta del armario. ¿Te da pereza? ¿Te resulta demasiado complicado hacer el equipaje? Con nuestras sugerencias, ese desafío se convertirá en una tarea incluso divertida.

Ante todo, lo más importante: tendrás que echarle mucha imaginación al asunto. Las compañías aéreas ponen cada vez más requisitos para tu equipaje, por lo que ser creativo y saber elegir lo fundamental son dos habilidades esenciales.

Ten en cuenta que las aerolíneas “low cost” normalmente sólo dejan llevar un pequeño bulto con unas medidas determinadas por persona, por lo que el reto es aún más complicado. ¡Valor y a por la maleta, viajero!

 

CONSEJOS PARA PREPARAR EL EQUIPAJE

1. ORGANIZACIÓN PREVIA

En primer lugar elabora una lista con todo lo imprescindible para el viaje: ropa acorde al clima de tu lugar de destino, utensilios de baño, calzado adecuado... Así no se te olvidará nada. A medida que vayas añadiéndolo a la maleta, táchalo de la lista y tampoco tendrás que revolver todo el trabajo para hacer comprobaciones.

 

2. CONDICIONES

Antes de empezar deberías saber los requisitos que imponen las compañías para el transporte de equipajes. Si tienes que facturar no tendrás ningún problema, pero si viajas con equipaje de mano echa un vistazo previo a la información que cada empresa ofrece sobre este tema. Por ejemplo, las “low cost” limitan el transporte a un bulto por persona, con unas dimensiones de 55x40x20 cm y 10 kilos de peso.

También ten cuidado con los líquidos: su transporte está muy restringido en los equipajes de mano. Sólo podrás llevar envases de una capacidad máxima de 100 ml.

 

3. ARRANCAR CON MOTIVACIÓN

¡Vamos, sonríe, que te vas de viaje! Hacer la maleta debería despertar tus primeros nervios. Al fin y al cabo, es el paso previo a unas merecidas vacaciones. Ni se te ocurra empezar la noche anterior, porque probablemente salga mal. Tienes que ser previsor y contar con margen de maniobra.

 

4. LLEGÓ EL TURNO DE LA IMAGINACIÓN

Concibe el hueco de tu maleta como un lujoso espacio que hay que aprovechar al máximo. Cada diminuto rincón será valioso. Te contamos algunos trucos:

  • Las prendas de ropa más gruesas (pantalones, jerséis...) deberán ir dobladas en la parte de abajo.

  • Enrrolla tus prendas más moldeables pero nunca los cinturones, que irán estirados.

  • En los huecos de los zapatos puedes meter calcetines y otros pequeños enseres.

  • Existen métodos para doblar la ropa de una manera muy ingeniosa que podrás ver en tutoriales, como formar cilindros que se colocarán en los laterales para dejar el centro al neceser.

 

5. SER PRECAVIDO

Si llevas equipaje para facturar y maleta de mano, deja para ésta última algo de ropa interior de repuesto. Nunca se sabe, puede que estés unos días sin cambiarte de ropa por cancelaciones de trayectos.

También te puede interesar:


 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados