¿Cómo podemos conseguir una TAE baja al contratar tarjetas de crédito?

Para comparar la TAE de dos tarjeta hay que fijarse en que el tipo de interés sea igual y que el periodo de los intereses coincida

¿Cómo podemos conseguir una TAE baja al contratar tarjetas de crédito?
Si negociamos podemos bajar la TAE
  • Cuanto más alta sea la Tasa Anual Efectiva o Equivalente, más intereses pagaremos por aplazar el pago de las compras

Como ocurre con la mayoría de los productos financieros, los intereses de las tarjetas de crédito también vienen marcados por la TAE. Cuanto más alta sea la Tasa Anual Efectiva o Equivalente (incluye los gastos y comisiones), más intereses pagaremos por aplazar el pago de las compras que realicemos.

 

Si la TAE que nos ofrece nuestra entidad para este producto nos parece muy elevado, siempre podemos tratar de rebajarla. Para ello tenemos dos opciones:

 

1. Negociar con el banco. Si somos buenos clientes, hemos domiciliada la nómina y tenemos ahí la hipoteca, lo normal es que no nos cobren nada por las tarjetas de crédito y nos den un margen para aplazar los pagos sin intereses o con una TAE muy baja.

 

2. Comparar las ofertas del mercado. Si vemos que no hay manera de negociar, lo más inteligente es estudiar el mercado y comparar todas las ofertas que hay. Sólo así sabremos qué entidad está aplicando la TAE más baja. 

 

¿Cómo se compara la TAE?

 

Para comparar la TAE de forma efectiva debemos fijarnos en que los conceptos coincidan.

  • La TAE debe ser por el mismo periodo de tiempo. Si un banco nos ofrece una TAE del 12% anual y otro del 2% mensual, debemos saber que la tasa anual de este último en realidad es del 24%.
  • No debemos comparar nunca los tipos de interés fijo con los variables.
  • También hay que tener en cuenta las comisiones, pues suele ocurrir que detrás de una TAE reducida se esconden unas comisiones mucho más altas que en una tasa anual más elevada.

 

¿Qué bancos ofrecen la TAE más baja?

 

Ahora mismo en el mercado hay varias ofertas interesantes, pero hay tres tarjetas de crédito cuya TAE es bastante reducida en las compras a plazos, que son las que hacen que los intereses se disparen.

1. Visa Oro de ING Direct. La TAE que aplica el banco holandés por las compras a plazo es del 15%, una tasa bastante razonable.

2. Evo Banco. En estos momentos está ofreciendo una TAE del 12,68% en pago aplazado.

3. Banco Sabadell. Con la Tarjeta Sin, y si ponemos las compras a pagar en tres meses, sólo nos impondrán una TAE del 4,65%.

 

Una vez hemos hecho la comparativa, ya tenemos elementos de juicio suficientes para contratar la tarjeta de crédito que más nos convenga.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados