Cómo montar un vestidor en tu dormitorio

En una casa es indispensable un espacio de almacenaje para la ropa siempre a mano. Pero si además se hace más confortable y cómodo se conseguirá un vestidor. 
 

Cómo montar un vestidor en tu dormitorio
Qué elementos y funciones debe tener un vestidor


¿Piensas que el tamaño de tu casa o dormitorio te impide tener un vestidor? No es necesario tener una gran mansión para poder disfrutar de una zona donde guardar tu ropa de forma ordenada, colocar todos los zapatos a la vista y siempre a mano, y disponer además de una silla y un espejo.

Ya sea utilizando el mismo dormitorio o en un cuarto independiente, las soluciones pueden ser varias: estructura abierta o cerrada, utilizando el mobiliario como elemento separador, diseñando un mueble que se adapta al espacio, aprovechando la altura de la habitación, o simplemente adaptando un área del dormitorio pensada para este fin.
 

Diferentes posibilidades para hacerte con tu propio vestidor


Para empezar te proponemos que veas este tutorial para crear tu propio vestidor si tienes poco presupuesto.



Un vestidor para dormitorios amplios

Esta solución está pensada para habitaciones con mucha amplitud pero poco aprovechada. La idea es utilizar el armario para diferenciar la zona de descanso del propio vestidor.

Adapta este espacio a tus necesidades en cuanto a comodidad, iluminación, y distribución de la ropa y calzado. Y no olvides disponer de un espejo en todo momento, ya que es un elemento que no puede faltar.



Adaptarse a un espacio irregular

Puede ocurrir que la habitación se encuentre en una zona poco regular de la casa, como sucede con las buhardillas. La alternativa aquí es adaptar el mobiliario a la habitación, y no al revés.

Esto se consigue con armarios a medida, y aunque sea una solución menos asequible al bolsillo, permite aprovechar toda la capacidad.



Estructura abierta o cerrada

El concepto de vestidor está orientado a mantener un orden constante, facilitando la manipulación en el almacenaje de la ropa.

Por ello, es muy importante el orden, y más aún si se opta por una estructura abierta, que da una imagen más diáfana de tu dormitorio, y mayores posibilidades para la decoración.

Aun así, esta opción requiere cajones para otras prendas, como ropa interior.

Por otro lado, una estructura cerrada ofrece una mejor conservación para la ropa. Se puede conseguir esa amplitud en el interior de la habitación utilizando, por ejemplo, puertas de cristal.



¿Tu cuarto es muy pequeño?

También aquí hay hueco para un vestidor. Esther Algara nos propone en este caso dos posibilidades. Una es jugar con la doble altura de la habitación, elevando la cama de tal forma que se disponga de ese espacio conseguido para montar el armario, que puede ser además esquinado para aprovechar aún más la superficie.

Otra es habilitar un pequeño espacio con un burro u otro elemento que cuelgue del techo, una solución mucho más económica. 


 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados