¿Cómo llevar la salud al día sin apenas tiempo para hacer deporte?

Podemos preocuparnos de tener la salud al día sin necesidad de tener que apuntarnos a gimnasios ni hacernos adictos a los maratones.

¿Cómo llevar la salud al día sin apenas tiempo para hacer deporte?
Subir a casa diariamente por las escaleras en lugar de por el ascensor

El ejercicio físico es fundamental para conseguir que nuestra salud sea lo más óptima posible. Sin embargo, el poco tiempo disponible y la pereza de tener que hacerlo, llevan a muchas personas a un sedentarismo nada recomendable.

Salvo que se trate de un amante del deporte, de esos que a los que nos les importa levantarse a las 6 de la mañana para correr o hacerlo cuando llega tarde del trabajo, un alto porcentaje de ciudadanos consideran el hacer ejercicio como algo aburrido. Sin embargo, se puede tener la salud al día sin que apenas nos demos cuenta que hacemos ejercicio.

Tan sólo con realizar pequeños cambios en la rutina de todos los días puede evitar que surjan enfermedades derivadas del sedentarimo crónico, o al menos, que disminuyan las probabilidades.

El tiempo bien distribuido permite hacer un sinfín de actividades que no habíamos pensado. Incluso ralentizar algo las acciones sedentarias que hacemos normalmente para ganar en movimiento es muy beneficioso.

Así, subir por las escaleras diariamente, donde tardaremos solamente dos o tres minutos más, evita que cojamos ese ascensor que potencia nuestra inmovilidad. A continuación os dejamos con algunos consejos para tener la salud al día sin deporte.

 

Consejos para llevar la salud al día sin hacer deporte


 

1.# Andar

Desde la noche de los tiempos el hombre se ha desplazado andando. Luego vendrían caballos, carretas, tranvías, coches, metro…, que poco a poco irían acabando con esta tradición.

Hay gente que no se mueve sin el coche. Incluso para ir a por el pan. Si el trabajo está cerca de casa, es bueno ir andando, así como pasear un buen rato al día.
 


2.# Moverse a menudo

Parece una tontería pero es cierto. Se puede pasar uno seis horas seguidas en el asiento, frente al ordenador, sin levantarse de él. Esto resulta fatal si se quiere llevar la salud al día.

Cosas tan simples como levantarse cada hora para estirar las piernas o acercarse a la mesa del compañero en lugar de escribirle un whatsapp, ayudan a movernos un poco. 
 


3.# Ir a hacer la compra

Existe un ejercicio deportivo consistente en andar con una gran pesa en cada mano. El sustituto ideal, dentro de los límites lógicos, es hacer la compra.

Al realizarla llevamos una bolsa en cada mano, que si bien al principio no pesa mucho, cuando llevamos un rato andando ya se nota.

Deberemos caminar rectos, para evitar daños en la espalda, los hombros hacia atrás y el pecho hacia fuera. 
 


4.# Sentarse en el suelo

La base de este concepto es la incomodidad del suelo. Al sentarnos en el sofá, diseñado para que estemos a gusto, un pequeño descanso puede convertirse en una tarde sin levantarnos del mismo.

En cambio, al sentarnos un rato en el suelo, su dureza hace que continuamente estemos cambiando de posición. Al menos nos estaremos moviendo más de los que lo hacemos asiduamente.
 


5.# Trabajo manual

Ideal sobre todo para aquellos que son carne de oficina y su máximo esfuerzo físico es levantar la taza de café. Bien sea cortar algo con una sierra, pintar una pared de casa o ayudar en la mudanza al típico amigo o familiar que cambia de residencia.

Incluso ordenando una habitación ya estamos haciendo ejercicio.
 


6.# Subir escaleras y cuestas

Ya lo hemos comentado. Estas escaleras pueden ser tanto las de nuestro propio edificio como cualquiera que nos encontremos por la calle, así como todas esas cuestas que siempre evitamos. 


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados