Cómo lacar puertas de madera

¿Quieres puertas de madera nuevas para tu casa? Una forma rápida y más económica que comprar unas nuevas es lacarlas. En este artículo te damos los pasos para hacerlo tú mismo.

Cómo lacar puertas de madera
Los esmaltes sintéticos son los más resistentes

Cuando creas que las puertas de madera de tu casa están estropeadas o pasadas de moda, una forma rápida y más económica que reemplazarlas por unas nuevas es lacarlas. Y más barato aún es hacerlo nosotros mismos.

¿Quieres aprender a lacar tus puertas de madera? Puedes empezar por leer este artículo, donde detallaremos los pasos a seguir, punto por punto.

 

10 pasos para lacar puertas de madera


1. Lo primero que debemos hacer es quitar las bisagras y las manillas.

2. Colocamos la puerta sobre un caballete o una mesa que nos permita trabajar cómodamente.

3. Cubrimos los cantos de las puertas con cinta de pintor o de carrocero para evitar que les dé la laca.

4. Es el momento de lijar la puerta. Podemos utilizar una lijadora eléctrica o lijas manuales, pero siempre con una hoja de grano fijo.

5. Retiramos el polvo que se ha soltado ayudándonos de un trapo humedecido en alcohol.

6. Preparamos y protegemos la superficie de la puerta con una imprimación multiuso al agua. Una mano será suficiente.

7. Una vez seca la imprimación, llega el momento de lacar la puerta. Utilizaremos un esmalte laca satinado de poliuretano con teflón (es un producto muy resistente, que repele la suciedad y el polvo y además es hidrófugo) y los aplicaremos con un rodillo. En esta ocasión daremos dos manos, esperando a que la laca seque entre una y otra.

8. Repetimos los mismos pasos con las jambas de las puertas.

9. Una vez la puerta se haya secado completamente colocaremos de nuevo las bisagras y las manillas. 

10. Colocamos la puerta en su jamba correspondiente y, listo.


En el siguiente vídeo de Titanlux muestran los pasos para lacar puertas de madera

 


Los mejores productos para lacar puertas de madera


En esta ocasión hemos utilizado un esmalte laca satinado de poliuretano con teflón. Pero debes saber que en la tiendas puedes encontrar dos tipos de esmaltes:


1. Esmaltes acrílicos o al agua. Se diluyen con agua y secan más rápido que los sintéticos. Además no desprenden olor y no huelen. La parte mala es que son menos resistentes. 


2. Esmaltes sintéticos. Son más flexibles y resistentes que los anteriores porque están formulados a base de resinas alquídicas. Por eso son más recomendables para utilizar en el mobiliario interior de una casa. Se diluyen con aguarrás o disolvente sintético. A este tipo pertenecen los esmaltes de poliuretano, los más resistentes a los rayonazos y a la intemperie. 

A su vez, tanto los esmaltes sintéticos como los acrílicos ofrecen diferentes acabados: satinado (refleja más la luz), mate (disimula mejor las imperfecciones), metalizado, brillo (es el más fácil de limpiar),  efecto laca, etc. 


También te puede interesar:

Continuar Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: