Cómo hacer plastilina casera, fácil y barata

Descubre cómo hacer plastilina casera, una alternativa económica y segura para que los niños se entretengan creando y moldeando divertidas figuritas.

Cómo hacer plastilina casera, fácil y barata
Aceite, agua, harina y sal son los ingredientes principales de esta receta

¿A qué niño no le gusta jugar con plastilina? La verdad es que esta masa multicolor es un clásico entre los juguetes que, además de divertir y fomentar la creatividad de los más pequeños, ayuda a desarrollar sus habilidades motoras. Así que, ¿porqué no fabricarla en casa?

Si no sabes cómo hacer plastilina casera, en este artículo te proponemos una receta fácil, económica y para toda la familia. Además de que te ahorrarás tener que comprarla, ya que no es precisamente barata, te asegurarás de dejar en las manos de tus hijos una plastilina completamente inocua.

Además, la receta que te proponemos a continuación puede ser elaborada en familia, ya que todos los materiales e ingredientes son seguros y no tóxicos. Para su elaboración tan solo se necesitan cuatro ingredientes básicos: aceite, agua, harina y sal.

Para darle color a la plastilina utilizaremos colorante alimentario, un producto que puedes comprar en la sección de repostería de cualquier supermercado o en una tienda especializa. Con apenas tres botecitos con los colores básicos, podrás crear una amplia variedad de colores para tus plastilinas. ¿Te animas?

 

Cómo hacer plastilina casera paso a paso

 

Ingredientes

  • 2 tazas de harina
  • 2 tazas de agua
  • 1 taza de sal
  • 2 cucharadas de aceite de vegetal
  • 1 cucharada de ácido tartárico o levadura de repostería (esto es opcional, ya que solo sirve para darle algo más de volumen a nuestra plastilina)
  • Colorante alimentario líquido

 

Preparación

  • Para empezar a preparar la masa de la plastilina deberás mezclar todos los ingredientes, excepto el colorante alimentario, en un bol.
  • Después, incorpora la mezcla en una cazuela y caliéntala a fuego lento. Es importante que no se peque, así que no pares de remover hasta conseguir una masa homogénea, espesa y sin grumos.
  • Deja enfriar un poco la masa y colócala en una superficie lisa.
  • Amasa bien con las manos hasta conseguir una pasta más consistente. Si ves que ha quedado demasiado dura, puedes añadir algo más de aceite.
  • Divide la masa en partes iguales y añade sobre cada una de ellas unas gotas de colorante alimentario. Recuerda que si quieres otro color diferente, puedes preparar la mezcla antes de aplicarla sobre la plastilina.
  • Vuelve a amasar cada trozo de plastilina, de manera independiente, para lograr que el color se distribuya correctamente, ¡y listo! ¡A jugar!

 

Ahora que ya sabes cómo hacer plastilina casera, recuerda que para que no se seque, lo mejor es consérvala en un recipiente hermético y en el frigorífico.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados