¿Cómo hacer jabón líquido casero tipo Fairy con mucha espuma?

Te enseñamos a hacer tu propio jabón líquido casero con ingredientes básicos y siguiendo unos sencillos pasos. A partir de ahora, podrás ahorra y contribuir a la conservación del ambiente.
 

¿Cómo hacer jabón líquido casero tipo Fairy con mucha espuma?
Crea tu propia receta para el mejor lavado

Aunque parezca que comprarlo es la mejor opción, lo cierto es que tener y hacer tu propio jabón líquido casero tiene muchas ventajas. No sólo es sencillo de hacer, sino que – gracias al uso de ingredientes sin demasiados químicos – es mucho más amigable para el ambiente.

Además, este tipo de jabón puede ser adaptado con el tiempo para que atienda mejor que ningún otro tus necesidades específicas.

Ya sea que desees un lavado más eficiente o un jabón que cuide mejor tus manos, la respuesta la encuentras haciendo sólo unos ligeros cambios en la fórmula.

Sin más preámbulo, vamos entonces a lo que interesa: tú receta de jabón líquido casero.
 

Tu propio jabón líquido casero con una simple receta


 

Ingredientes

Los ingredientes necesarios para hacer tu jabón líquido casero son muy pocos y se pueden encontrar con mucha facilidad.

Son los siguientes:
  • 1 barra de jabón de glicerina.
  • Jugo de 1 limón.
  • Sal.
  • Agua.
  • 2 o 3 botellas de plástico vacías, preferiblemente las deportivas que vienen con una tapa que facilita la salida de líquido.



Preparación

La preparación de este jabón líquido casero es muy sencilla. Lo primero que deberás hacer será rallar la barra de jabón que hayas elegido muy bien, hasta que queden pequeñas escamas casi tan delgadas como una hoja de papel.

Cuando que hayas hecho esto, viertes los dos litros de agua en la olla, añades el jabón picado en escamas y empiezas a cocinar, siempre a fuego lento.

Es momento de añadir el jugo de limón y la sal.

Ahora debes remover constantemente la mezcla hasta obtengas la consistencia debida, que no debe ser ni demasiado líquida ni demasiado espesa.

Esto puedes controlarlo, añadiendo un poco más de agua, un poco más de jabón o simplemente cocinando por un poco más de tiempo.

Una vez que tenga la consistencia adecuada retiras del fuego y esperas a que enfríe. Es conveniente que durante este paso también remuevas un poco la mezcla.

En el momento en que tu jabón líquido casero esté frío debes vaciarlo en las botellas. Para hacer esto vierte la mezcla en la jarra y luego pásala a las botellas con la ayuda de un embudo.
 


¿Qué más puedes añadir? 

Dependiendo del uso que vayas a darle a tu jabón líquido casero puedes añadir a la mezcla algunos ingredientes. Por ejemplo, para el mejor cuidado de tus manos puedes usar un poco de crema hidratante y retirar la sal.

Como ya te mencionamos al principio, esta es una receta que podrás adaptar gradualmente a tus gustos y necesidades.
 


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados