Cómo hacer jabón casero para higiene personal

Descubre cómo elaborar tu propio jabón casero para la higiene personal, y ahorra dinero al mismo tiempo que cuidas tu piel de cualquier componente nocivo.

Cómo hacer jabón casero para higiene personal
Aprende a fabricar jabón sin sosa cáustica

Utilizar tu propio jabón casero tiene numerosas ventajas. Además de evitar posibles reacciones alérgicas u otros componentes químicos que puedan dañar tu salud, este tipo de jabón resulta bastante más barato que los productos de higiene comerciales.

Para su elaboración puedes utilizar diversos ingredientes que dejarán visibles y perfectos resultados en tu piel. Desde glicerina o sosa cáustica y aceites naturales, hasta flores, hierbas aromáticas, cereales, o incluso otro tipo plantas como el aloe vera o la saponaria. Ésta última es la que vamos a utilizar para nuestra receta de jabón.

Como ves, existen diversos métodos para fabricar jabón casero para la higiene personal. Sin embargo, el método más ecológico y natural para cuidar nuestra piel es hacerlo sin sosa cáustica, ya que éste es un componente bastante tóxico y corrosivo, y su manipulación requiere mucha precaución.

 

CÓMO HACER JABÓN CASERO SIN SOSA CAÚSTICA


La saponaria, también conocida como jabonera, es una planta con múltiples propiedades higiénicas y terapéuticas, ya que favorece la limpieza y el cuidado de la piel, y es utilizada para tratar diversos problemas, como por ejemplo, combatir el exceso de grasa o el acné.

A continuación te explicamos paso a paso cómo hacer una sencilla receta de jabón casero con este popular ingrediente, la saponaria. ¿El resultado? Un jabón líquido que podrás utilizar tanto para la higiene de la piel como del cabello.
 

Ingredientes para un litro

 
  • 50 gramos de raíz de saponaria
 
  • 1 litro de agua mineral
 
  • 1 cucharada de hojas de salvia
 
  • 1 cucharada de hojas de romero
 
  • 1 cucharada de abrótano o flores de lavanda

 

Preparación


Añadir el litro de agua mineral a una cazuela y llevar a ebullición.

Colocar la saponaria junto con el resto de las hojas y flores en un recipiente resistente al calor, verter el agua hirviendo y tapar.

Reservar durante aproximadamente 45 minutos, colar, dejar enfriar, ¡y listo!


¡Ahora solo queda guardar tu jabón casero! Ten en cuenta que para el envasado lo ideal es utilizar un frasco o una botella que tenga dosificador, de modo a que sea más fácil y cómodo utilizarlo.

Recuerda que no es necesario utilizar mucha cantidad, ya que aunque este jabón no produce espuma tiene una enorme capacidad higiénica.

Si quieres un resultado más espumoso para poder utilizarlo solo como champú, puedes añadir a la receta alguna otra planta que con propiedades que ayuden a fortalecer y proteger el cabello. Por ejemplo, el té verde o la manzanilla, o incluso también puedes utilizar algún aceite esencial, algunos de los más populares son el de coco, el de naranja o el de sándalo. 


 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados