Cómo enfrentar la insolvencia empresarial

Te contamos cuáles son las mejores vías a tomar si te enfrentas a una situación de insolvencia empresarial, y así hacer frente a esta problemática tan acuciante.

 

Cómo enfrentar la insolvencia empresarial
Tener una estrategia es muy importante

Cuando las deudas crecen, la insolvencia empresarial se vuelve una posibilidad latente y terrible para muchos empresarios.

En muchos casos, este tipo de situaciones terminan con finales infelices en la que los empresarios terminan perdiendo absolutamente todo o vendiendo lo que quede de sus fallidos intentos de negocio perdiendo incluso dinero.

Sin embargo, incluso en los casos en los que no puedes evitar que tu empresa entre en una situación financiera crítica por múltiples deudas que no se puedan enfrentar, hay cosas que se pueden hacer para tratar de salvar lo máximo posible.

Sobre esto vamos a hablarte en las próximas líneas: sobre los caminos de acción que te quedan cuando parece que todo está perdido. Sigue leyendo. 

 

Estrategias para hacer frente a la insolvencia empresarial

 
Si bien la recomendación más obvia es la de detectar la crisis a tiempo para evitar que llegue a mayores, de aquí en adelante solo te daremos consejos para cuando la insolvencia empresarial es lamentablemente un hecho.

Fíjate un objetivo claro

Ninguna estrategia para enfrentar la insolvencia empresarial estará bien planteada si no tienes una idea de lo que quieres hacer con tu empresa.

Si consideras que seguir produciendo aún es viable pero las deudas son demasiadas, la planificación será diferente a si estas convencido de que lo mejor es rescatar lo máximo que se pueda y cerrar la empresa. Sea cual sea el caso, es mejor saberlo de antemano.
 

Si es necesario, contrata servicios profesionales

Si consideras que no tienes las herramientas para crear un plan que te permita recuperarte de la insolvencia empresarial, lo mejor que puedes hacer es contratar los servicios de algún especialista que sí tenga la capacidad de darte una estrategia a seguir.
Es un gasto adicional pero teniendo en cuenta la situación financiera, puede que termine salvando tu empresa.
 

Buscar maneras de financiación

Claramente, en una situación de insolvencia empresarial, las entidades bancarias no estarán en la mejor disposición para prestarte dinero, pero eso no significa que no haya maneras de negociar y conseguir el capital que necesitas para recuperarte.

Si hay uno o varios bancos con intereses en tu empresa, a ellos les conviene tanto como a ti superar la insolvencia, lo que sin duda te dará la oportunidad de negociar algún acuerdo.

Ahora, si no hay posibilidades de obtener una inyección de capital a través de entidades bancarias, cualquier solución creativa para encontrar dicho capital debe considerarse; como por ejemplo los inversores de riesgo.

No descartar el concurso de acreedores

Aunque muchas veces se piense que esto es la consumación del fin, no necesariamente es verdad.

Es cierto que muchas veces el concurso de acreedores es un recurso que se usa cuando todo está perdido, pero también es cierto que si se planea adecuadamente puede terminar salvando tu empresa.

Ejemplos de casos en el mundo no faltan, General Motors es uno de ellos.
 

¿Qué hacer cuando todo está perdido?

Como mencionamos al principio, el final infeliz siempre es una posibilidad.

Pero aun cuando sólo queda vender los activos de la empresa hay algo por hacer. Si la liquidación se planea debidamente, se puede llegar a obtener más dinero del que se puede pensar, mucho más de lo que se obtendría sin hacer nada y terminar vendiendo todo por casi nada en subastas judiciales.
 

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados