¿Cómo desgrasar los calamares fritos y presentarlos sin tanto aceite?

Para que los calamares fritos no estén demasiado aceitosos debemos freírlos en aceite muy caliente, a unos 180 grados. Escurrir y poner en papel absorbente nada más sacarlos de la sartén o freidora.

¿Cómo desgrasar los calamares fritos y presentarlos sin tanto aceite?
Debemos utilizar aceite limpio y con un punto de humo alto

Muchas veces huimos de los fritos porque engordan y porque no nos gusta que nos los sirvan empapados en aceite. Pero lo cierto es que donde estén unos calamares fritos....

Así que hoy traemos algunos trucos para desgrasar este plato antes de servirlo. De esta forma, además, sabrán mucho mejor ya que el aceite opaca el sabor de las comidas.
 



Cómo hacer los calamares fritos perfectos



Para que los calamares fritos no estén demasiado aceitosos lo primero es aprender a freírlos correctamente. ¿Por qué digo esto? Pues porque de este paso dependerá que chupen más o menos aceite.

Los pasos para que los calamares fritos nos queden perfectos podemos resumirlos en 8: 

1. Utilizar aceite limpio y con un punto de humo alto.

2. No mezclar diferentes tipos de aceite (una variedad que va muy bien para los fritos es el aceite de oliva virgen picual).

3. Echar la cantidad de aceite justa como para que cubra los calamares. Si echamos poco el aceite se enfriará cuando echemos los calamares. Y si echamos demasiado, se cocinarán por fuera pero quedarán crudos por dentro.

4. El aceite tiene que estar muy caliente, alrededor de 180 grados. Y esto es muy importante, ya que el hecho de que el aceite esté a una temperatura alta hará que se forme una especia de costra alrededor de los calamares que deja salir el vapor de agua pero al mismo tiempo impide que el aceite penetre en exceso (se conoce como la reacción de Maillard).

Por tanto, no estarán muy grasientos. Si no tienes un termómetro, sabremos que la temperatura es la correcta cuando echamos un trozo del alimento y este se hunde ligeramente pero enseguida flota. Cuando lo echamos y se hunde directamente, eso es que el aceite aún está frío.


5. Si utilizamos un recipiente con fondo grueso, mucho mejor, ya que la temperatura se mantendrá constante más fácilmente. Una freidora con termostato es lo ideal.


6. Rebozar justo antes de freír ya que, de lo contrario, la harina chupará agua y se formará una pasta que no permitirá que el rebozado quede como queremos. Así que nada de rebozar a medio día los calamares que vayamos a freír por la noche.


7. Freír por tandas, para que los calamares no se peguen entre sí y el aceite no se enfríe.


8. Cuando estemos friendo y necesitemos darles la vuelta no debemos utilizar un tenedor, sino ayudarnos con una espumadera o una espátula. Si utilizamos un tenedor podemos pincharlos y entonces se saldrá el agua del interior, por lo que el rebozado se estropeará.

 


Cuándo quitar la grasa a los calamares fritos



Cuando los calamares fritos estén listos viene el último paso y en el que queremos centrarnos hoy: debemos escurrirlos y colocarlos inmediatamente sobre papel absorbente, separados entre sí.

Si los dejamos aceitosos se irán ablandando conforme vayan enfriando. Además, como decíamos al principio, el aceite matará el sabor de los calamares. 


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados