Cómo cuidar tus paredes de madera

La clave para el mantenimiento de las paredes de madera es lijar, reparar y aplicar el material aislante para evitar grietas, filtraciones, hongos e insectos. 
 

Cómo cuidar tus paredes de madera
Lijar, reparar y aplicar la capa aislante son las claves para mantener tus paredes de madera


Una casa de madera presenta una bonita estampa, poco convencional en ciudades, más acorde con ambientes rústicos aunque no muy común.

Esto puede deberse tanto al elevado coste de la materia prima como al mantenimiento que requiere a largo plazo. Este material precisa además una capa aislante que no es eterna.

Se calcula que la vida media de la pintura es de 4 a 5 años, a partir de entonces, suele comenzar a caerse, desprotegiendo a la madera ante la formación de posibles grietas, filtraciones y ataques de hongos e insectos.

Para que esto no suceda,  hay que crear una capa protectora nueva en las paredes de madera, restaurando los posibles desperfectos originados.
 

Consejos para el mantenimiento de la madera


Lijar las paredes de madera

Sobre todo si las paredes dan al exterior, es conveniente que antes de aplicar una nueva capa de pintura o cualquier otro aislante se realice un lijado completo.

Para evitar que la capa antigua pueda desprenderse y llevarse consigo la capa nueva.

Se trata de un trabajo que conlleva un importante esfuerzo físico, por lo que Mantenimiento y Construcción de Casas de Madera recomiendan utilizar una lija automática que facilite el trabajo, a poder ser circular para llegar a todos los rincones. También es aconsejable el uso de mascarilla.



Reparar desperfectos

Tras el lijado, es clave a la hora de mantener tus paredes de madera reparar posibles desperfectos. Se debe tapar grietas, agujeros y otros deterioros visibles que impedirán las filtraciones de agua o un hueco perfecto para el anidamiento de insectos.
 



Aplicación de las capas protectoras

A continuación, se deben aplicar dos capas protectoras. Una primera de imprimación, para renovar el color y la humedad de la madera, y evitar así la proliferación de hongos y presencia de insectos; y otra capa de satinado, con el objeto de proteger y dar brillo a las paredes de madera.
 


El interior de la casa

La cara de las paredes de madera que da al interior necesita además repasar las siliconas de la casa y los baños, así como la revisión de techos, sellos de ventanas, cristales, y otros elementos para evitar filtraciones. 


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados