Cómo crear una Sociedad Limitada y qué implicaciones tiene

Una de las opciones más utilizadas a la hora de crear una nueva empresa de tipo capitalista es la forma jurídica de la Sociedad Limitada.

Cómo crear una Sociedad Limitada y qué implicaciones tiene
El mínimo capital inicial debe ser 3.000 €

Llega el momento lanzarse. De adentrarnos en la aventura de crear nuestra propia empresa tras muchos años dándole vueltas a esta posibilidad. Tenemos cierto dinero disponible, algún que otro amigo interesado y muchas ganas. Ahora sólo queda decidir por cuál tipo de forma jurídica es la más adecuada para conformar nuestro proyecto. De entre las muchas posibles, una de las más clásicas es la de la Sociedad de Responsabilidad Limitada, más conocida como Sociedad Limitada o S.L.

Está regulada por el Real Decreto Legislativo 1/2010 de 2 de julio. En este tipo de sociedad de carácter capitalista, el capital se divide en participaciones de los socios, los cuales no responden de manera personal de las deudas de dicha sociedad.

Características de una Sociedad Limitada

Al constituirse, obligatoriamente debe aparecer en su denominación Sociedad de Responsabilidad Limitada, S.L., S.R.L o Sociedad Limitada. Lógicamente, el nombre elegido no podrá coincidir con el de otra sociedad ya existente. Será el Registro Mercantil Central el encargado de certificar que dicha situación no se produce.

La Sociedad Limitada constituida por un socio, ya sea una persona física o jurídica, se denomina Sociedad Unipersonal de Responsabilidad Limitada. Ésta también puede estar formada por dos o más socios, siendo el caso de que todas las participaciones hayan pasado a ser de un único socio.

El capital inicial mínimo para crear una Sociedad Limitada es de 3.000 €. El capital se divide en participaciones iguales, las cuales son indivisibles y acumulables, y no es posible que se incorporen a títulos negociables, ni tampoco tener la denominación de acciones. El capital está integrado por las aportaciones de los socios y es íntegramente desembolsado. Es posible aportar bienes o derechos que puedan ser valorables enconómicamente, pero no se puede aportar ni  trabajo ni servicios.

La actividad de la nueva forma jurídica da comienzo en la fecha en que es otorgada la escritura de constitución, salvo que los Estatutos de la sociedad establezcan alguna disposición contraria. La escritura de constitución de una Sociedad Limitada será inscrita en el Registro Mercantil, la cual contendrá reflejados sus Estatutos. Su duración será indefinida mientras tampoco indiquen lo contrario las disposiciones de dichos Estatutos.  Los órganos sociales, como la Junta General de Socios y los Administradores, se encargan de la gestión la Sociedad de Responsabilidad Limitada.

La constitución de este tipo de sociedad permite a los socios la participación en el reparto de beneficios, así como en el patrimonio que resulta al liquidar la sociedad. También tienen derecho a formar parte de las decisiones sociales y a resultar elegidos como administradores.

Los socios de la S.L, al rendir las cuentas anuales, reciben los beneficios correspondientes en proporción a cual sea su participación en el capital social, salvo que haya una disposición contraria en los Estatutos. En cuanto a impuestos, la Sociedad Limitada tributa a través del Impuesto de Sociedades.

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados