Cómo crear un jardín vertical en tu terraza

¿Te gustaría tener un jardín pero no tienes suficiente espacio en casa? ¡Eso ya no es un problema! Descubre cómo hacer un jardín vertical en cuatro sencillos pasos.

Cómo crear un jardín vertical en tu terraza
Construye tu propio jardín sin necesidad de un gran espacio

Si quieres crear un jardín vertical en casa pero no sabes por dónde empezar, sigue leyendo porque hoy te contamos cómo hacerlo paso a paso, de una forma muy sencilla y económica.

Ya son muchos los que han sucumbido a la moda de este tipo de jardines, y es que es cierto que estos espacios son bastante útiles si queremos cultivar distintos tipos de plantas pero no disponemos de un gran jardín o de un huerto.

Eso sí, para que tu jardín vertical funcione correctamente y aguante por mucho más tiempo, es esencial conocer las plantas que vayas a usar, y poner mucho cuidado tanto en el diseño como en la estructura de tu jardín.
 

CREA TU JARDÍN VERTICAL EN 4 SENCILLOS PASOS


 

1. Piensa en el diseño y en el material de construcción

Para empezar la construcción de tu jardín vertical es fundamental pensar bien en el diseño del mismo, decide si va a ser un jardín en diferentes tonos, el tipo de plantas quieres utilizar, si ese tipo de plantas van a sobresalir mucho o no, etc.

Los materiales que vayas a utilizar para la estructura ya dependen de gustos y presupuestos. Existen una amplia variedad de estructuras para este tipo de jardines, desde los clásicos maceteros suspensos con una cuerda o sujetos sobre una tarima, hasta una estructura construida simplemente con fieltro para plantas. 

Dependiendo del diseño deberás distribuir tus plantas de un modo u otro, pero para ello también debes tener en cuenta si tu jardín va a recibir luz solar directa y durante cuantas horas, si está en un interior o en un exterior, la temperatura y la humedad.
 


2. Elige bien el sustrato

El sustrato favorecerá la aireación, el drenaje y la capacidad de retención de agua, por lo que éste es un factor clave para garantizar el éxito de tu jardín. Lo ideal es que sea ligero y rico en nutrientes.

Actualmente existen numerosas opciones, así que lo mejor es que te informes de los distintos tipos, sus ventajas e inconvenientes, y elige el mejor se adapte a tus necesidades. Normalmente, estos sustratos llevan espumas técnicas, arlita, perlita o sphagnum, éste último es el más usado en los jardines verticales.
 


3. Instala el sistema de riego

En función del sustrato elegiremos el sistema de riego del jardín y la presión del flujo del agua. Normalmente, este tipo de jardines caseros suelen ser pequeños y estructurados por módulos, por lo ideal es el riego por goteo.

Una buena opción para sacar el máximo partido al agua, es organizar las plantas en función de nuestro sistema de riego, colocando las plantas que necesiten menos agua en la parte del jardín donde el flujo sea menor.
 


4. Distribuye las plantas en función de su forma y su tamaño

La distribución de las plantas también es un factor clave para garantizar el éxito de tu jardín vertical. Además de tener en cuenta la forma y el tamaño, debes tener en cuenta el resto de características de la planta, por ejemplo, si necesita más o menos luz, más o menos agua, si tiende a expandirse, si crece hacia arriba o si cae hacia abajo con el tiempo.

Debes asegúrate bien de que cada planta esté colocada en el mejor lugar para ella, siempre en función de sus propias características, ya que el exceso o la falta de humedad y luz pueden jugarte una mala pasada y provocar que tu jardín se deteriore más rápidamente.


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados