Cómo crear un jardín en tu terraza

¡Disfruta de un espacio verde y lleno de color sin necesidad de salir de casa! Aprende a diseñar tu propio jardín y descubre una amplia variedad de posibilidades para decorarlo.

Cómo crear un jardín en tu terraza
Haz florecer tu terraza con estas sencillas ideas

Está demostrado que tener un jardín en casa aumenta la calidad de vida de sus ocupantes, al mismo tiempo que proporciona bienestar y armonía al hogar.

Además no es necesario disponer de un suelo fértil o de un gran espacio donde poder plantar. Los balcones, las terrazas o las azoteas son lugares ideales para cultivar tus plantas, tan solo necesitas instalar unas bonitas jardineras y accesorios, o incluso puedes sumarte a la tendencia de los jardines verticales.

Sin duda, las posibilidades que nos brindan estos espacios para aventurarnos en la jardinería son inmensas. Así que si tu también quieres añadir un poco de color a tu vida, toma nota de estas sencillas ideas para crear un jardín en tu terraza.
 

5 IDEAS PARA CREAR UN JARDÍN LLENO DE VIDA EN TU TERRAZA


 

1. Limpia tu terraza y di adiós a los elementos inútiles

Es esencial limpiar la terraza para poder valorar bien el espacio que tienes disponible para crear tu pequeño oasis personal y aprovecharlo al máximo.

A la hora de diseñar tu jardín es importante tener en cuenta qué soportes vas a utilizar para las plantas y dé qué tipo de materiales, ya que según las condiciones climáticas algunos se desgastarán más rápido que otros.

También puedes adaptar un pequeño espacio en la terraza para guardar tus herramientas de jardinería, plantar y trasplantar tus plantas. Una opción bastante práctica es comprar un mueble exterior o algunas cajas para almacenaje.
 

2. Elige los muebles y piezas necesarias para acondicionar el espacio

Piensa en el espacio del que dispones y el uso que le quieres dar. Si tienes espacio suficiente puedes colocar una mesita y un par de sillas, o incluso un sofá o una tumbona, para así poder disfrutar relajadamente de tu jardín.

Apuesta por piezas de madera, para seguir en armonía con la naturaleza. Eso sí, recuerda que es importante tener la zona de paso despejada, ya que cuidar las plantas no puede convertirse una tarea complicada, si no todo lo contrario.

Si dispones de un espacio más reducido, apuesta por piezas prácticas y funcionales, puedes utilizar un banco de almacenaje, donde además de guardar utensilios podrás sentarte y relajarte.

Si a pesar del espacio quieres colocar una mesa y unas sillas, lo ideal es que ésta sean plegables para que las puedas apartar y recoger sin problemas.
 

3. Juega con los distintos soportes

Mantener el orden es fundamental, sobre todo si tu terraza es algo reducida, por eso lo ideal es que pienses bien cómo vas a colocar los distintos soportes para tus plantas.

Puedes colocar, por ejemplo, una escalera plegable de madera donde puedas colocar las plantas en distintas alturas. Otra opción es colocar algunos maceteros colgados del techo o la pared, utilizar un pequeño invernadero o colocar algunos en el suelo.

Dale un toque de armonía y vitalidad, apuesta por distintos tamaños y colores, y juega con los diferentes diseños. ¡Piensa en soluciones creativas!
 

4. Elige las plantas en función de tu terraza

Es importante elegir y ubicar tus plantas en función de las condiciones y ubicación de tu espacio. Por ejemplo, si hay mayor o menor exposición al sol, la orientación, la humedad o la temperatura.

Puedes apostar por algunas de las plantas decorativas más habituales, como las rosas o los geranios. Aunque si no da demasiado el sol lo mejor optar por una begonias o unas hortensias. También puedes cultivar algunas hierbas aromáticas, como laurel, menta o hierbabuena.

Juega también con las distintas alturas, tamaños y características de las plantas. Puedes colocar unas enredaderas o mezclar plantas de crecimiento rápido y lento, para que tu terraza luzca siempre resplandeciente.
 

5. No tengas miedo y mezcla distintas especies

Para que tu jardín derroche vitalidad y armonía, no dudes en mezclar distintas especies, colores y tamaños. Eso sí, siempre siendo consciente de las necesidades que tiene cada planta.

Por ejemplo, puedes colocar en el mismo soporte plantas que necesitan la misma cantidad de luz, sin embargo, una de ellas se expande a ras de suelo y la otra es más alta y estilizada.

Otra opción para dar un toque de color a tu terraza es juntar especies monocromas con otras flores de colores más vivos. Da rienda suelta a tu imaginación y prueba distintas opciones al mismo tiempo, claro está, que empiezas a disfrutar de la magia de la jardinería.


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados