Cómo conducir para cuidar de tu coche, nuestros consejos

Cómo conducir para cuidar tu coche, una serie de consejos prácticos que  ayudarán darle un mantenimiento correcto que alargará su vida útil.

Cómo conducir para cuidar de tu coche, nuestros consejos
El cambio brusco de marchas acelera el desgaste de los piñones

Entre una persona y su coche existe una especial relación de amistad que puede durar toda su vida… útil. No obstante, si esos lazos de camaradería no se cuidan asiduamente nuestro viejo amigo nos puede dejar tirados en cualquier momento. Para evitarlo es fundamental saber cómo conducir para cuidar tu coche.

Una serie de recomendaciones destinadas a su mantenimiento y forma de uso para que se convierta en una relación duradera de verdad. Conducir dando fuertes acelerones con el motor en frío o encender un motor diésel sin esperar a que se apague el testigo de precalentamiento dan lugar a un deterioro anticipado. Si eres de estos, lo mejor será que conozcas una buena empresa de recambios a la que seguramente acudirás asiduamente.

 

Consejos sobre cómo conducir para cuidar tu coche

hombre-conduciendo-coche

 

Motores turbo, arranque y apagado

El aceite sirve para lubricar y refrigerar los turbocompresores. Si nos da por arrancar este tipo de motores y mover el coche inmediatamente, el turbo se pone en marcha sin que esté lubricado adecuadamente. Al girar la turbina a alta velocidad y el calor producido por la fricción excesiva pueden generar una deformación de las aspas del turbo, lo que normalmente lleva a una avería grave posterior.

Para evitar que esto se produzca lo mejor es dejar el motor al ralentí durante un minuto aproximadamente cuando arrancamos con el motor en frío. Al llegar al destino al que te diriges, no debes apagar inmediatamente el motor, sino dejarlo reposar otro minuto para que el turbo gire despacio y se refrigere correctamente.

 

Conducir con el coche revolucionado y el motor frío

Otro interesante consejo sobre cómo conducir para cuidar tu coche es evitar ir con el coche revolucionado cuando el motor está aún frío. Y es que, como comentamos con los motores turbo, los motores necesitan lubricarse correctamente y llegar a su temperatura óptima de funcionamiento, que son unos 90º C.

Acelerones bruscos o llevar las revoluciones hasta la zona roja cuando está frío el motor genera un aumento de la fricción y por tanto un desgaste mecánico. Debemos evitar este tipo de conducción. Sobre todo si tenemos en cuenta que durante cinco minutos el coche puede llegar a consumir hasta el doble.

 

Arranque de motor diésel

panel coche

Al darle al contacto en los motores diésel, el icono de una resistencia encendido unos segundos indica que dicha resistencia precalienta el motor antes de arrancarlo. Consigue así reducir la expulsión de humos en este primer momento, una combustión homogénea y que el motor arranque con normalidad.

Un fallo común que indica que no sabes cómo conducir por la cuidad tu coche es encender el motor sin haber esperado a que el piloto de la resistencia se apague. Si sale mucho humo negro al arrancar y acto seguido humo blanco, lo mejor es revisar los calentadores en el taller.

 

Cambio de marchas

Cuando utilizamos las marchas del coche, estas necesitan un tiempo para sincronizarse. Si los cambios los realizamos bruscamente produciremos un desgaste acelerados de los piñones así como de los propios sincronizadores.

El saber cómo conducir para cuidar tu coche hace que razones por las que se rompe el embrague, dejando tiempo suficiente para hacer el cambio con suavidad y a la velocidad adecuada.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados