Cómo cancelar un viaje sin perder dinero

Las situaciones inesperadas que pueden surgir para cancelar un viaje planeado son muchas, pero también existen formas de hacerlo sin perder el dinero.

Cómo cancelar un viaje sin perder dinero
Una citación del juzgado evita pagar, pero hay que documentarla



Sin duda se trata de una de esas situaciones en las que el pequeño demonio temperamental que casi todos llevamos dentro, el cual afortunadamente casi nunca sale a la superficie, se apodera de nuestros labios y soltamos todo tipo de improperios contra nuestra mala suerte por tener que cancelar un viaje al que teníamos muchas ganas.

Las razones pueden ser muy variadas: desde la típica enfermedad inoportuna que nos deja para el arrastre; una inesperada obligación laboral que obliga a estar trabajando durante esos días que nos íbamos a pedir libres; o el clásico ¡el niño ahora tiene fiebre y no nos podemos mover! ¡Pepe, anula los billetes! 

La situación lo requiere y no podemos hacer otra cosa, aunque nos duela en el alma ver cómo perdemos un viaje que costó mucho dinero organizar.

A las compañías los problemas personales de sus clientes no les interesan mucho y si uno no puede ir aunque ya haya pagado un adelanto, pues se siente… No obstante, aunque lo normal es perder el dinero, existen truquillos para intentar que aunque haya tocado cancelar un viaje, al menos no tengamos que desembolsar ningún dinero.

 

Cancelar un viaje sin que afecte al bolsillo


Para evitar problemas futuros, lo mejor que podemos hacer desde el principio, cuando estamos reservando el viaje, es aceptar el seguro de cancelación que las agencias de viajes suelen ofrecer a sus clientes. Cubre el importe de la anulación que se haga del viaje. Muchos son los que dicen que no les interesa, que ya han gastado bastante. Ahí radica uno de los grandes fallos de los clientes algo tacaños. El precio de dicho seguro no es nada caro y a la larga, cuando surgen los imprevistos, es cuando nos damos golpes en la frente por no haberlo hecho.
 
Hay que comprobar bien si estamos todavía en plazo para cancelar. Por ello, debemos informarnos de los mismos ante las agencias o compañías, así como de cuáles son las condiciones particulares para cada cancelación.

En los vuelos, por ejemplo, con dos días de antelación se tiene penalización, aunque hay también compañías aéreas, como eDreams, que permiten cancelar vuelos sin coste alguno en determinadas condiciones
 
También podemos pasarle la reserva a otra persona. En un hotel, por ejemplo, no suelen poner muchos impedimentos en el caso de que la persona que había reservado tenga que cancelar el viaje pero le pasa la reserva a otra.

El hotel tendrá la estancia y nosotros recuperaremos el dinero que nos pagará la persona que asume nuestra reserva. Otra opción es cambiar la fecha del viaje, para no perder dinero con la cancelación. Evitamos el recargo de la anulación y el hotel sigue teniendo reservada las habitaciones en otra fecha.
 
Por último, más que consejo se trata de aplicar una normativa. Si cuando vamos a ir de viaje somos citados en los juzgados o bien nos toca participar en una mesa electoral, no estaremos obligados a pagar por anular el viaje. Lo que si hay es que justificarlo bien con la documentación que nos faciliten.

También te puede interesar:
 

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados