Cómo ahorrar en la limpieza del hogar

¿Quieres ahorrar tiempo y dinero en la limpieza de tu casa? En este artículo hemos recopilado una serie de trucos y consejos con los que mantener impoluto tu hogar sin demasiados esfuerzos. 

Cómo ahorrar en la limpieza del hogar
Mantén las superficies libres de trastos y limpia una habitación cada día

A todos nos gusta tener la casa limpia, pero a nadie le gusta limpiar. Y eso por no hablar del precio de algunos productos de limpieza. Pero como aquí lo que queremos es ayudarte a ahorrar dinero y tiempo, y por eso hemos recopilado una serie de trucos y consejos con los que mantener impoluto tu hogar sin demasiados esfuerzos.

Algunos te parecerán obvios, pero no por eso hay que dejar de mencionarlos. También hay soluciones para una limpieza ecoeficiente, donde hemos cambiado los productos industriales por otros hechos en casa con ingredientes que todos tenemos en la despensa. Tú decides cual de las siguientes pautas casa con tu estilo de vida.


Consejos para ahorrar dinero y tiempo en las tareas del hogar


 

1. Ordena los espacios


El primer paso para que no nos dé pereza limpiar es mantener las superficies libres de objetos. ¿Quién quiere ponerse a pasar el polvo a un escritorio con montañas de papeles? Hazte con unas cajas donde ir metiendo todas esas cosas que vas dejando por ahí tiradas y verás cómo limpiarás en un pis pas.
 


2. Establece un horario


Limpiar toda la casa todos los días no es muy práctico. Al final siempre hay algo que se nos olvida limpiar. Lo mejor es dedicar un día a cada habitación y hacer una limpieza a conciencia (el baño y la cocina sí que hay que repasarlos a diario).

Para no perder tiempo mete todos los productos de limpieza en un cubo y llévalos contigo.
 


3. Productos básicos


No se trata de comprar todos los productos de limpieza del mercado, sino de tener los adecuados. En nuestro armario no pueden faltar un limpiacristales, un limpiador para la ducha (un antical, por ejemplo), lejía, limpiador de hogar y jabón para el suelo. 

 

4. Ojo con las zonas olvidadas


Aunque creamos que tenemos la casa limpia, siempre hay zonas donde se nos olvida pasar el trapo del polvo. Los ventiladores de techo, por ejemplo, acumulan mucho polvo y si no los limpiamos cada vez que los encendemos las motitas salen disparadas por toda la casa.

También hay que repasar las llaves de la luz, la parte superior de los muebles y los marcos de las puertas.

 

5. Primero el polvo, luego el aspirador


Para que nuestra limpieza sea más productiva lo mejor es limpiar el polvo empezando por las partes superiores y descendiendo hasta el suelo. Por tanto, el último paso es pasar la aspiradora.
 


6. Quitar los pelos de las mascotas


Si tenemos mascotas que sueltan pelo nos pasamos el día con la aspiradora en la mano. Un truco efectivo es utilizar cinta adhesiva. Prueba a enrollarla en un trapo y pasarlo por esos rincones a los que la aspiradora no llega.
 


7. Limpiadores caseros


Para limpiar los cristales podemos utilizar un limpiador. Pero también podemos hacer nuestra mezcla casera con unas cucharadas de limón mezcladas con agua (4 cucharadas por litro, más o menos). Como trapo utiliza esas camisetas de algodón rotas que ibas a tirar a la basura. 

Para abrillantar los muebles también hay remedios caseros, como mezclar aceite de oliva con zumo de limón. La mezcla se aplica con un paño que no suelte pelusa.

Y para los suelos, el vinagre de toda la vida. De hecho, para los suelos de madera es más recomendable una mezcla de agua y vinagre que los limpiadores industriales.


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados