¿Sabes cómo ahorrar con termo eléctrico?

Si tienes un termo eléctrico en casa y quieres ahorrar, tienes que entender cómo funciona. Solo así sabrás qué debes hacer para pagar menos a fin de mes.

¿Sabes cómo ahorrar con termo eléctrico?
Para calentar el agua, no necesitas quemar tu dinero

Tener agua caliente en casa se ha vuelto una cuestión tan “natural” como cualquier otra en nuestro día a día. La mayoría no piensa en ello, ni pierde tiempo en comprobar si existen opciones más eficaces. Si eres de estos, y tienes un termo eléctrico, te recomendamos leer nuestro artículo para que te enteres de cómo es posible ahorrar.

Para empezar, existen diferentes opciones en el mercado, que utilizan diferentes fuentes de energía:
 
  • Calentador o caldera a gas (natural o butano);
  • Energía solar térmica (una solución amiga del ambiente y bastante reciente);
  • Termo eléctrico.
Nos centraremos en esta última opción. Puede que no sea la más eficiente, pero continúa siendo la más usada por la mayoría de los españoles.


Tengo un Termo eléctrico, ¿Qué debo saber?


Básicamente, el termo eléctrico es un recipiente que acumula en su interior agua, y que incorpora una resistencia, normalmente, en su parte inferior, transformando la energía en calor.

Por otra parte, el agua que entra en este recipiente lo hace a una temperatura que ronda los 15°C y tiene que ser calentada hasta los 75 °C para que, al momento de ser utilizada, sea posible mezclarla con agua fría y así lograr la temperatura ideal que buscas.

Para mantenerse a esta temperatura, el termo eléctrico necesita un revestimiento que sea de un material aislante. De esta forma, el calor se conserva y no se pierde energía. Esto teóricamente parece perfecto, pero en la realidad, es inevitable que haya algunas fugas.


¿Es posible mantener el termo eléctrico al máximo y ahorrar?


Sí, es posible, pero depende siempre de la forma como lo usas. Mantenerlo siempre conectado, conectarlo un poco antes de usarlo o conectarlo después de usarlo para que se mantenga siempre lleno ¿Cuál es la mejor opción?
 
  • Si eres de los que usa el agua caliente solo para duchas y quehaceres de tiempo corto, te conviene desenchufar el termo eléctrico. De esta forma, ahorras, en media, 8 € por mes;
  • Si dependes de tu termo eléctrico para casi todo, el mejor modo de ahorrar está en mantenerlo siempre conectado. De esta forma, tendrás siempre disponible agua caliente, y no sobrecargas el sistema;
  • La opción más equilibrada, y por la cual todos los investigadores votaron a favor, está relacionada con el uso de un temporizador o programador. Si tienes rutinas que te permitan hacer una especie de plan fijo, entonces podrás programar tu termo eléctrico para tener agua caliente en el momento indicado y ahorrar lo máximo posible.


La clave


La clave para ahorrar con termos eléctricos depende de dos cosas fundamentales:
 
  • Un recipiente con un buen material, desde el recipiente en sí hasta el material aislante y su grosor.
  • Las opciones que antes te mencionamos en términos de utilización.
Ahora que lo sabes, ¿Qué harás para ahorrar?
 
 También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados