Cómo afrontar los gastos imprevistos

Los gastos imprevistos son un problema para muchas familias, sigue leyendo y descubre algunas claves para afrontar esta situación económica. 

Cómo afrontar los gastos imprevistos
Toma la iniciativa y haz frente a tu economía

Aunque se tenga un control exhaustivo de la economía doméstica, los gastos imprevistos pueden hacer acto de presencia y tambalear sus cimientos. Lo más aconsejable es llevar una gestión eficiente de todos los ingresos y gastos de la unidad familiar.

Para tener el control de tu economía, se recomienda elaborar un presupuesto, destinar una cantidad de dinero para ahorrar, controlar todas las cuentas bancarias y considerar los casos en que pueda ser necesaria una fuente de financiación.

¿Quieres saber cómo encarar la aparición de gastos imprevistos? Sigue leyendo, y te comentamos las 4 claves para que los contratiempos económicos no perjudiquen tus finanzas personales.


4 consejos para no tener sustos con tus gastos imprevistos


1. Prepara un presupuesto familiar

Si elaboras un completo presupuesto que contemple los gastos y los ingresos de todos los miembros de la unidad familiar por un periodo de tiempo,  tendrás una idea mucho más clara de tu panorama financiero. 

No solo  mejorarás tus cuentas, también lograrás un equilibrio perfecto entre ingresos y gastos, sabiendo exactamente en qué empleas tu dinero.

Para hacer este informe, lo primero que has de hacer es una recopilación de todos los gastos e ingresos habituales.  Después, tendrás que diferenciar entre gastos fijos, variables, y a su vez, clasificarlos como obligatorios y prescindibles.  ¿Por qué es importante hacer esto? Porque así, se podrá priorizar su importancia, y tomar decisiones al respecto para afrontar gastos imprevistos.

Los gastos fijos son los que se repiten de forma periódica, sin tener en cuenta la actividad familiar. Son considerados una obligación y un compromiso constante. En este tipo de gastos, incluimos el agua, la luz, la telefonía, el alquiler, la hipoteca, seguros, impuestos…

Los gastos variables, como su nombre indica suponen una cifra que cambia con el paso del tiempo según las necesidades. La alimentación, el transporte, la salud, la ropa, los imprevistos…son solo algunos a considerar.

Tanto los gastos fijos como variables, pueden a su vez diferenciarse en obligatorios o prescindibles. Los obligatorios son los que no se pueden eludir sin tener en cuenta las circunstancias y los prescindibles, son los que pueden ir ajustándose sin perjudicar en exceso la vida diaria. Por ejemplo, todo lo relacionado con el ocio, se considera un gasto variable prescindible.

Una vez tengas todos estos datos claros, podrás analizar la situación y jugar con las entradas de dinero para poder encarar los posibles imprevistos económicos.

El objetivo de elaborar este presupuesto familiar es saber en qué te estás gastando el dinero. Así podrás evitar o al menos hacer frente a cualquier situación económica difícil, planificando tus gastos.



2. Crea un colchón con tus ahorros

Tras realizar el presupuesto, deberías plantearte crear un fondo para emergencias. Para tener este colchón, deberás ahorrar tanto en las épocas de bonanza como las de crisis.

El dinero que vayas guardando te servirá para hacer frente a los posibles gastos imprevistos que puedan alterar tu economía doméstica. Ponte manos a la obra para elaborar un plan de ahorro.

Si es necesario, consulta a gestores profesionales para que te asesoren bien y te propongan posibilidades que optimicen tus ahorros, siempre teniendo en cuenta tu situación personal.

 


3.Control de tus cuentas bancarias

Para controlar mejor todos los gastos e ingresos, se recomienda unificar todo en una misma cuenta corriente. Infórmate bien de los distintos tipos de cuentas que hay para ver la que mejor se adapte a tus necesidades personales.

Por ejemplo, si te abres una cuenta nómina normalmente por el mero hecho de domiciliar algún ingreso permanente, pueden ofrecerte tarjetas de crédito o seguros gratis.

Otro consejo que te puede venir bien para controlar tus finanzas es establecer alertas para que te avisen de cada movimiento en tus cuentas. Así, no tendrás sorpresas desagradables.

 


4.Necesidad de financiación

Por mucho que planifiques, puede que los gastos imprevistos no puedan ser asumidos con el dinero que dispones, o que no tengas tiempo para esperar ahorrar lo suficiente.  

Puedes tener una avería en tu coche, una reparación en casa que no puede esperar…Para estos casos, están las fuentes de financiación como MoneyMan, que permite conseguir minicréditos rápidos de hasta 300 euros en el primer préstamo y hasta 1.200 euros para antiguos clientes. Sea como sea, la financiación externa puede ser la solución para afrontar los gastos repentinos. 

Con estos consejos tu economía doméstica no se verá resentida ante la aparición de gastos imprevistos. Toma el control de tus finanzas y de tu vida.
 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados