Cómo afrontar los exámenes de septiembre

En este artículo daremos algunos consejos y repasaremos las técnicas más utilizadas para conseguir aprobar los exámenes.

Cómo afrontar los exámenes de septiembre
Lo más productivo es hacer un horario en el que tengan cabida el estudio y el ocio

Aunque para muchos estudiantes aún quedan algunas semanas de vacaciones, otros ya han empezado a preparar los exámenes de septiembre. ¡Con lo poco que apetece estudiar cuando hace calor y sabes que todos tus amigos están en la playa!

Pero hay que hacerlo, así que no te queda más remedio que empezar a asimilarlo si quieres aprobar. Además, existen varios consejos y técnicas que los expertos aconsejan emplear para lograr buenos resultados en los exámenes. En este artículo hablaremos de algunas de ellas. No tienes por qué emplearlas todas, pero puede que alguna te sea útil. 
 


Consejos para superar los exámenes de septiembre


 

1. Busca una motivación para superar los exámenes


Vale. No es fácil motivarse para estudiar en agosto, pero como es algo que no podemos evitar, lo mejor es concienciarnos y marcarnos unos objetivos concretos pero realistas. Sigue la técnica SMART (específico, medible, alcanzable, resultados y tiempo –fecha límite--).

 

2. Escoge un lugar adecuado para estudiar


Seguro que ya te has dado cuenta de que llevar los apuntes a la tumbona de la piscina no funciona. Al final, ni estudias ni disfrutas. A la hora de ponerte a estudiar trata de hacerlo en un lugar iluminado, sin ruidos y sin distracciones
 

 

3. Establece un horario


Volviendo a lo que hablábamos en el apartado anterior, para no frustrarte porque no puedes disfrutar de los últimos día del verano lo más productivo es establecer un horario en el que tengan cabida tanto el estudio como el ocio.

Tan perjudicial es no estudiar como pasarse el día estudiando. Un poco de ejercicio le vendrá muy bien a tu cerebro. 
 


4. Técnicas de estudio para aprobar los exámenes


En este punto haremos un repaso por algunas de las técnicas más utilizadas y recomendadas por los expertos.
 
  • Leer: Antes de ponernos a memorizar conviene hacer una primera lectura. Si vemos que no nos hemos quedado con nada, entonces volvemos a leer, pero esta vez tratando de comprender lo que estamos leyendo. Una vez que ya sabemos de qué va la historia, empezaremos a estudiar.
 
  • Subrayar: Estudiar bien no significa aprenderse el texto con puntos y comas. Ahorraremos mucho tiempo y esfuerzo si sacamos las ideas principales. Podemos hacerlo utilizando un rotulador fosforito. Así por lo menos fijaremos los conceptos más importantes.
 
  • Resumir: También conviene reorganizar el texto que vamos a estudiar. Para ello podemos sacar lo que creamos más importante y reescribirlo con las palabras que utilizamos habitualmente. Así es más fácil recordar. Incluso podemos hacer un esquema de ese resumen, con lo que la cantidad de texto a estudiar será aún más pequeña, pero no faltarán las ideas principales.

¿Necesitas más información? En el portal educaweb tienen una sección muy completa dedicada a las técnicas de estudio.


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados