Comisiones inmobiliarias: ¿son realmente justas?

Las comisiones inmobiliarias suelen ser un gran hándicap a la hora de vender cualquier inmueble a través de una agencia inmobiliaria, un tema sobre el que existe bastante polémica.

Comisiones inmobiliarias: ¿son realmente justas?
De media, esta comisión suelen suponer alrededor del 3% más el 21% de IVA

Cuando hablamos de comisiones inmobiliarias nos referimos a los famosos honorarios que se llevan los agentes inmobiliarios por asesorar y gestionar la venta y compra de un inmueble.

Si estás pensando en vender un inmueble a través de una agencia, debes analizar muy bien tu presupuesto, cuánto estás dispuesto a pagar al intermediario por sus gestiones y las contraprestaciones que eso puede acarrear.

A continuación te contamos cuáles son los motivos de tanta controversia alrededor de las comisiones inmobiliarias y si éstas son realmente justas o no.

 

COMISIONES INMOBILIARIAS: ¿SON REALMENTE JUSTAS?


 

El sector de la compraventa de inmuebles es un terreno complicado en el podemos encontrarnos muchas sorpresas. Por eso, en el momento en el que contratas los servicios de una inmobiliaria es importante estar atento e ir con cuidado, sobre todo en lo que se refiere a las comisiones.
 

¿Cuál es el importe de esta comisión?

Los agentes inmobiliarios suelen llevarse un 3% del importe de la venta, a esto tenemos que sumarle el 21% de IVA al que esta sujeto este servicio, por lo que ya estamos hablando de una cantidad considerable.

Sin embargo, las comisiones inmobiliarias normalmente varían en función del inmueble, si es una obra nueva o si es de segunda mano, y también según su ubicación, pudiendo llegar a alcanzar el 5% del precio final.

Otro problema es que además de cobrar estos honorarios al propietario del inmueble, en muchas ocasiones también son cobrados al comprador, siendo que éste nunca contrató los servicios de la inmobiliara.
 

¿Se trata de una retribución justa?

Las comisiones inmobiliarias pueden parecer abusivas, y muchas veces lo son, ya que tampoco existe ninguna normativa que regule este mercado y establezca unos valores máximos. Pero también es importante analizar bien el servicio por el cual estamos pagando a través de dicha comisión.

Además de encontrar clientes potenciales, la inmobiliaria se encarga de dar asesoramiento al propietario, por ejemplo, sobre el precio más adecuado para la venta del inmueble. Además, en esta comisión tenemos que incluir la gestión y la realización de las visitas al inmueble con los posibles compradores, y todas las tareas jurídicas que supone la compraventa, como por ejemplo, la gestión de la certificación energética, las notas del Registro de la Propiedad o la redacción de un contrato de arras.

Para evitar posible injusticias, debemos tener en cuenta que ante todo el propietario tiene la última palabra y si decide realizar una venta a través de una inmobiliaria, éste puede establecer un importe que cubra también las comisiones inmobiliarias a través del contrato de arras. Además, es importante también evitar la exclusividad, ya que de este modo el propietario tendrá la posibilidad de vender el inmueble por su propia cuenta.


Si tienes más dudas al respecto, puedes consultar la página web la OCU, donde encontrarás algunas sugerencias y recomendaciones.

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados