Comercio exterior, ¿sabes qué trámites necesitas para lanzarte?

Las operaciones de comercio exterior de las empresas españolas con países de la UE son más sencillas gracias al acuerdo comercial comunitario.

Comercio exterior, ¿sabes qué trámites necesitas para lanzarte?
Lo primero es darse de alta en el REX (Registro de Exportadores)

El salto de una empresa al comercio exterior se puede dar por motivos variados. Por ejemplo, que la empresa haya crecido tanto y afianzado una numerosa clientela en el país donde está ubicada que decide expandirse y lanzarse a la conquista del mundo. Aunque también se da el caso de empresas cuyas ventas nacionales se resienten y vista la situación patria, deciden probar suerte en el extranjero, a ver si encuentran allí su nicho de mercado.

Pero toda aventura en el extranjero, sobre todo si es empresarial, requiere una serie de trámites burocráticos necesarios para poder a empezar a realizarla. Conozcamos estos trámites obligatorios para el comercio exterior de una empresa.


Trámites burocráticos para el comercio exterior de empresas

 

Lo primero que hay que hacer es darse de alta en el Registro de Exportadores, cuyas siglas son REX. Para facilitar la tramitación se puede realizar de manera telemática gracias a la sede electrónica de AEAT, que es la Agencia Tributaria.
Dependiendo de los mercados elegidos para las actividades comerciales se solicitarán unas exigencias u otras.

 

Comercio exterior en países de la Unión Europea

 

Debido al acuerdo comercial unitario, las transacciones comerciales en la Unión Europea son más sencillas que con los países del resto del mundo. Sin embargo, habrá que cumplir obligatoriamente con los siguientes requisitos:


Inscripción en el Registro de Operadores Intracomunitarios

Es llamado también censo VIES. La inscripción se produce con el alta o bien con la modificación del modelo censal 036. Una vez inscrito, se recibe un número de operador intracomunitario, el cual tendrá que añadirse junto con el de comprador en cada una de las facturas.

Al tratarse de empresas de la Unión Europea, el IVA tiene una tributación diferente y a menudo dicho impuesto no aparece repercutido en la factura. Este número de operador intracomunitario que nos facilitan ejerce de NIF especial.


Clasificación de las mercancías

Se trata de un trámite que asigna a las mercancías expedidas una numeración arancelaria, la cual es aceptada a nivel internacional. De esta manera es posible identificar los productos exportados por comercio exterior. Al tratarse de la Unión Europea habrá que hacerlo según los códigos TARIC.

Declaración trimestral del IVA

El modelo presentado usualmente, el 303, debe reunir todas las operaciones realizadas en la Unión Europea. La información sobre el IVA de las compras intracomunitarias aparecerá reflejadas en las casillas 10, 11, 36, 37, 38 y 39. Las ventas intracomunitarias serán detalladas en la casilla 59, mientras que las prestaciones de servicios, a las que se dedica la casilla 61, no están sujetas a IVA. Todas estas operaciones tendrán que incluirse por separado en el modelo 390 de resumen anual de IVA.

Declaración Recapitulativa de Operaciones Intracomunitarias

El modelo 349 es el documento que resume todas las operaciones intracomunitarias realizadas por la empresa. Tiene que hacerse bien mensualmente, bimestralmente o bien trimestralmente. Si los importes son pequeños, se permite presentarla una vez al año, en el mes de enero.

 

Comercio exterior en el resto del mundo

 

Hace falta también obtener el número arancelario que identifique los productos.

El número de registro e identificación de operadores económicos se conoce como EORI, y permite identificar a la empresa como exportadora o importadora. Si se carece de él, las mercancías no podrán salir de la aduana. Se obtiene solicitándolo en la sede electrónica de la AEAT.

Hay que presentar el DUA, que es el Documento Único Administrativo. Se trata de una declaración en papel que debe ser entregada a las autoridades aduaneras. Contiene la información sobre la mercancía de la operación comercial a realizar.

Como impuestos más importantes en las operaciones de comercio exterior fuera de la UE están el Arancel Aduanero y el IVA. El Arancel Aduanero varía de cuantía de un país a otro, incluso en algunos ni se aplica. En cuanto al IVA, para la exportación de mercancías fuera de la UE no se aplica. Para poder obtener la devolución, la empresa tiene que estar inscrita en el registro de devolución mensual o en el de exportaciones. También es necesario presentar el modelo 340 y las autoliquidaciones del IVA.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados