Claves para ahorrar en la economía familiar

El primer paso para empezar a ahorrar es hacer un presupuesto de la economía familiar

Claves para ahorrar en la economía familiar
Gestionar la economía familiar requiere constancia
  • Hay que tratar de eliminar los gastos ocasionales y reducir los gastos necesarios, corrigiendo los malos hábitos.

Conseguir ahorrar algo de dinero se ha convertido en una utopía para la mayoría de las familias de este país.


Casi la mitad de la población llegan tan justa a fin de mes que la economía familiar no puede permitirse gastos imprevistos, así que lo del ahorro deben dejarlo para mejor ocasión.

Si no hay dinero no se puede estirar. Sin embargo, puede que en algunos casos el problema venga de una gestión equivocada de la economía familiar. ¿Cuántas familias se sientan a hacer un presupuesto real? Seguro que más de una nunca lo ha hecho.

Cómo se hace un presupuesto de la economía familiar

Pues bien, el primer paso para empezar a ahorrar es hacer un presupuesto de la economía familiar. Es muy fácil: 

1. Lo primero es coger lápiz, papel y hacer dos columnas.

2. En una columna ponemos los ingresos.

3. En la otra sumamos todos los gastos:

  • Obligatorios. Es decir, los que no podemos dejar de pagar o variar el importe. Por ejemplo, la hipoteca.
  • Necesarios. Son los que se pueden reducir, pero no eliminar. Es el caso de las facturas de los suministros o la comida.
  • Ocasionales. Si no llegamos a fin de mes, se pueden eliminar. Podemos pasar sin comer fuera de casa o tomarnos un café en el bar.
  • Ahorro. Sí, lo ideal es incluir una cantidad, por muy pequeña que sea, y contabilizarla como gasto para apartarla todos los meses.

Mejorar la economía familiar es cuestión de cabeza

Después de haber realizado un presupuesto lo más exacto posible, llega el momento de reducir gastos. Aquí no hay trucos que valgan, nuestro dinero no se va a multiplicar porque sí. Lo único que tenemos que hacer es marcarnos unas pautas y ser constantes. ¿Por dónde podemos empezar? Algunos consejos a tener en cuenta son:

  • Eliminar los gastos ocasionales. 
  • Dejar las tarjetas sólo para una urgencia. Para las compras diarios debemos usar efectivo.
  • A la hora de pagar deudas, hay que quitar antes las que conllevan más intereses.

Con esto ya estamos listos para empezar a organizar mejor la economía familiar. Quizás también ahorremos algo de dinero.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados