Ciclo de vida de un producto, ¿qué es?

El ciclo de vida de un producto es el seguimiento de las ventas que hace una empresa desde que sale al mercado hasta que deja de fabricarse.

Ciclo de vida de un producto, ¿qué es?
Consta de 5 etapas: introducción, crecimiento, turbulencias, madurez y declive

Cuando un producto sale al mercado la empresa hace una evaluación de las ventas durante todo el tiempo que permanece disponible para el público. Este seguimiento se conoce en marketing como ciclo de vida de un producto.

 

Etapas del ciclo de vida de un producto

Este ciclo está dividido actualmente en 5 etapas:

1. Introducción: cuando el producto sale al mercado. Lo normal es que haya pocas ventas y los gastos superen a los beneficios. El mayor esfuerzo debe ir encaminado a promocionar el producto.

2. Crecimiento: los clientes empiezan a conocer el producto y aumentan las ventas. Por fin empieza a producir beneficios, así que toca trabajar para que el público no pierda el interés.

3. Turbulencias: esta fase no se incluía en el año 1965, cuando el economista americano Theodore Levitt utilizó por primera vez este concepto. Su propio nombre lo indica, se trata de una etapa en la que el producto puede sufrir convulsiones e incluso acusar un descenso de las ventas. Pero quienes sobreviven están preparados para afrontar la siguiente fase con éxito.

4. Madurez: las ventas se mantienen más o menos estables. Es cuando más beneficios se obtienen. Según qué producto, esta etapa puede durar varios años.

5. Declive: llega la temida obsolescencia y con ella las ventas empiezan a caer en picado. Dependiendo del producto, esta fase puede tardar más o menos en llegar.

 

Amoldarse al ciclo de vida de un producto

También dependiendo de la fase del ciclo de vida de un producto en que este se encuentre hay que llevar a cabo una estrategia de marketing diferente. De esta forma podremos tratar de alargar su vida en el mercado.

  • En la etapa de introducción la publicidad debe ser más bien informativa.
  • En las fases de crecimiento y madurez la publicidad tiene que ser persuasiva.
  • En la etapa de declive hay que optar por estrategias orientadas a que los clientes mantengan el recuerdo y sientan cierta añoranza.
  • Los presupuestos de publicidad deberían ser más cuantiosos en las primeras etapas.
  • A la hora de fijar el precio, aunque en las tres primeras fases sea más elevado, llegada la madurez tiene que ajustarse para poder ser competitivo.
  • Durante las fases de introducción y turbulencias la distribución es menor, se incrementa en las de crecimiento y madurez y vuelve a bajar en el declive.
  • Cuando las ventas empiezan a caer toca decidir entre sacar el producto de la venta de forma repentina, ir bajando el rito de producción de forma gradual o tratar de hacer cambios para ver si así puede volver a revitalizarse.

Esta última suele ser la técnica más empleada, ya que es menos costoso relanzar un producto que crear y lanzar uno nuevo. Las fórmulas van desde el cambio de las características del producto hasta la mejora de su calidad, el cambio del embalaje o incluso un ajuste en el precio.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados