¿Qué es un cheque bancario y cómo funciona?

¿Has oído hablar del cheque bancario pero no sabes cómo funciona? No te preocupes, te explicamos en qué consiste y cuáles son sus modalidades para que puedas operar sin problemas.

¿Qué es un cheque bancario y cómo funciona?
Aprende a distinguir y gestionar los distintos tipos de cheque

En muchas ocasiones, conceptos de lo más básico pueden escaparse a nuestro entendimiento, creando una situación algo incómoda que puede evitarse. En el mundo financiero, uno de los métodos de pago más arraigados y comunes que podemos encontrar es el cheque bancario, que a pesar de su simpleza a veces da lugar a confusiones.

Si bien es cierto que el uso de los cheques ha decaído de forma perceptible con el paso del tiempo entre los particulares, sigue siendo un instrumento de suma importancia en el ámbito empresarial. A continuación vamos a explicar el concepto del cheque bancario, sus características y en qué se diferencia de otros tipos de cheques.

 

El cheque bancario: concepto y modalidades


Un cheque bancario consiste en un documento legal utilizado para realizar pagos o transacciones. Confiere a su propietario legítimo el título de “librador”, que como persona física o jurídica abona mediante su banco o “librado” una cantidad específica de dinero al beneficiario, también llamado “tenedor”. Se puede dar el caso de que la persona que expide u ordena el cheque bancario, lo haga para beneficiarse a sí mismo al obtener el dinero de su cuenta personal.

Para poder distinguir cada una de las modalidades de cheques existentes, es necesario que hagamos distinciones entre ellos según la garantía de cobro que ofrece el librador:

  • Cheque cruzado: se da cuando existen dos líneas cruzadas de forma diagonal en el propio cheque, de modo que solo se podría realizar el cobro mediante el abono en la cuenta bancaria. De este modo se evitan los problemas causados por el robo o la pérdida del cheque, que no puede ser utilizado por personas no autorizadas.
  • Cheque bancario abonado en la cuenta: tan solo puede cobrarse abonando la suma de dinero en una cuenta bancaria. Excluiría la opción del pago en efectivo, y debe indicarse la modalidad de “Abonado en cuenta” expresamente en el cheque.
  • Cheque bancario personal: en el que el único sujeto autorizado para poder cobrar la cantidad acordada es la persona física o jurídica a favor de la emisión del cheque.
  • Cheque conformado: en este caso es el propio banco el que garantiza la existencia de los fondos suficientes para proceder al abono del pago. Durante un período de tiempo estipulado en la cláusula de conformidad del reverso, se le retiene el importe al librador, que no podrá acceder al dinero hasta una vez cumplido el plazo.

 

¿Cómo se puede cobrar o pagar con un cheque?

En primer lugar y para realizar los pagos, debemos proceder de formas distintas según cada modalidad. Mientras que en los cheques personales se puede solicitar un talonario a la entidad financiera con la que se esté asociado, en el cheque bancario se debe solicitar primero el servicio, disponiendo del importe como garantía de cobro.

Para poder recibir los cobros, hay que repasar bien todos los datos del librador en el documento, y una vez se tenga el cheque listo, presentarlo en la entidad bancaria correspondiente. El banco escogido puede tener relación con el cliente por medio de una o más cuentas, o puede ser cualquier otra entidad, en cuyo caso podría aplicar comisiones al librado.

Ahora que hemos hablado de todos los conceptos importantes, te resultará todo mucho más sencillo si eres capaz de examinar un cheque bancario por ti mismo. Gracias a la web de Abanfin, podrás acceder a la sección de “Gestión de Tesorería” y explorar todo tipo de opciones dentro del apartado de cheques bancarios, que detalla toda la información de cada proceso con fotografías a color de los distintos tipos de cheque.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados