¿Es obligatorio tener el certificado de eficiencia energética?

El certificado de eficiencia energética es un documento oficial redactado por un técnico competente que incluye información objetiva sobre las características energéticas de un inmueble.

¿Es obligatorio tener el certificado de eficiencia energética?
La etiqueta energética consta de 7 letras, de la A (la más eficiente) a la G

Si estás buscando casa, seguro que te ha llamado la atención un epígrafe que pone. “Certificado de eficiencia energética”. La mayoría de las veces aparece vacío o con un simple “en trámite”. Pues bien, este documento debería estar disponible para el comprador o el inquilino desde el 1 de junio de 2013.
 

Qué es el certificado de eficiencia energética


Como su propio nombre indica, el certificado de eficiencia energética es un documento oficial redactado por un técnico competente que incluye información objetiva sobre las características energéticas de un inmueble. El proceso consta de cuatro partes:

1. El técnico certificador realiza una visita al inmueble y calcula el consumo anual de energía necesario para satisfacer la demanda de agua caliente, calefacción, iluminación, refrigeración y ventilación. Tendrá en cuenta la envolvente (composición de muros y huecos, puertas, ventanas, lucernarios, etc) y las instalaciones (calefacción, refrigeración, agua caliente e instalaciones de iluminación).

2. El técnico introduce los datos recogidos en un programa informático habilitado por el Ministerio de Industria.

3. Se registra el certificado en las oficinas correspondientes de cada Comunidad Autónoma.

4. Emisión del certificado de eficiencia energética al que se le asigna una etiqueta energética. La escala utilizada es similar a la de los electrodomésticos, pues consta de siete letras que van desde la A (la más eficiente) a la G (la menos eficiente).

Certificado de eficiencia energética: La normativa


Las exigencias relativas a la certificación energética de edificios se estableció en la Directiva 2002/91/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2002. Posteriormente sufrió varias modificaciones hasta llegar al actual Real Decreto 235/2013, de 5 de abril. Como ya hemos mencionado, la norma entró en vigor el día siguiente de su publicación en el BOE (13/04/2013). Hasta el 1 de junio de 2013 su aplicación fue voluntaria. Pero, desde entonces, la presentación o puesta a disposición de los compradores o arrendatarios del certificado de eficiencia energética de un edificio es exigible para los contratos de compraventa o arrendamiento.

Para el caso de las viviendas, la ley establece que la certificación “se basará, como mínimo, en una certificación única de todo el edificio o alternativamente en la de una o varias viviendas o locales representativos del mismo edificio, con las mismas características energéticas”. 

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados