Cebolla caramelizada: receta fácil para una guarnición deliciosa

¿Quieres aprender a cocinar una irresistible cebolla caramelizada? Hoy te contamos paso a paso cómo elaborar esta receta y algunos trucos para un resultado perfecto.

Cebolla caramelizada: receta fácil para una guarnición deliciosa
Prepara este básico culinario y dale un toque especial a tus platos

La cebolla caramelizada es un básico de cocina que debería estar presente en todo recetario que se precie. Además, la podemos incorporar a una gran variedad de recetas, no solo como guarnición, queda genial en ensaladas, pizzas, tortillas, pastas, arroces, salsas o como toque especial y dulzón en una suculenta tapa para el aperitivo.

A pesar de que es una receta muy sencilla, preparar cebolla caramelizada lleva tiempo, ya que debe hacerse a fuego lento. Así que lo mejor es que elijas un día en el que tengas algo de tiempo, para así ir prestando atención a la sartén mientras la cebolla se carameliza.

Aprovecha también para hacer una buena cantidad y reservarla en el frigorífico, o incluso en conserva, para tenerla a mano siempre que quieras.

 

Receta fácil de cebolla caramelizada

Para la elaboración de cebolla caramelizada tan solo necesitarás tres ingredientes, cebolla, aceite de oliva virgen extra y sal.

Al contrario de lo que se suele pensar, esta receta no lleva azúcar, pues la cebolla se carameliza por oxidación con sus propios azucares naturales. De ahí, que deba cocinarse a fuego lento durante algo más de hora y media.

De este modo, se carameliza de manera natural, pero si quieres acelerar el proceso, puedes añadir a la receta algo de azúcar. Aunque eso también se puede conseguir con bicarbonato, y el resultado no tan dulce y confitado.

Algunas personas le añaden también un chorro de vinagre balsámico para intensificar la caramelización y obtener un contraste algo más ácido en la cebolla.

Otro punto al que hay que poner atención es el tipo de cebolla, aunque con la cebolla común sirve para preparar esta receta, lo ideal es que utilizar cebolla blanca y dulce.

 

Ingredientes

  • 1 kg de cebollas
  • 70 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Sal

 

Preparación

1. Pela y corta las cebollas. Recuerda que dependiendo de para qué vayas a usar la cebolla caramelizada, conviene que hagas un determinado tipo de corte. Por ejemplo, si quieres la cebolla como guarnición, lo ideal es cortarla en juliana, pero si la quieres usar para salsas, lo mejor es picarla bien finita.

2. Echa un buen chorro de aceite de oliva virgen extra en una sartén amplia y antiadherente, e incorpora la cebolla junto con una pizca de sal.

3. Remueve bien, con ayuda de una cuchara de madera, para que la cebolla para que se empape bien y la sal se reparta.

4. Enciende el fuego a temperatura media, pero en cuanto la sartén esté caliente, baja el fuego casi al mínimo y tapa la sartén.

5. Deja cocinar 30 minutos y vuelve a remover la cebolla. Lo ideal es que vayas removiendo la cebolla de media en media hora hasta finalizar el proceso de cocción.

6. Cuando haya pasado una hora y media, verás que la cebolla ha empezado a tomar un color dorado, es porque el proceso de caramelización ha comenzado. Ahora conviene que echarle un vistazo a la cebolla de vez en cuando para que se haga de manera homogénea.

7. Cuando la cebolla caramelizada esté lista, retira la sartén del fuego y deja enfriar previamente si la vas a guardar en el frigorífico.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados